Un pueblo de Sevilla dedica el dinero de su feria a mamparas para los escolares | Blog Diario de España

No es año para fiestas en El Rubio. El Ayuntamiento de este pueblo sevillano de 3.408 habitantes ha decidido gastar el dinero ahorrado por la cancelación de las fiestas populares en instalar mamparas de metacrilato en el colegio público Carmen Borrego, al que acuden los menores del municipio. Los 15.000 euros destinados a los festejos populares que se celebraban el a principios de agosto se han convertido en 250 sistemas de protección para los pupitres del alumnado. “Es lo más importante ahora, que los niños y niñas tengan seguridad”, asegura el alcalde, Rafael de la Fe. Hasta hoy, la localidad ha registrado cinco casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia, solo uno de ellos en los últimos 14 días, según los datos de la consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.

El pasado mes de junio, los alcaldes de 16 municipios de la Sierra Sur de Sevilla, donde residen unas 60.000 personas, se reunieron para tomar una decisión conjunta respecto a las celebraciones veraniegas. La decisión, unánime, fue “suspender todas las fiestas y ferias populares” que habitualmente tienen lugar durante los meses de verano. Una decisión que tomaban “por el bien de la salud pública de la población” y para “asegurar el control” de la pandemia. “El sacrificio que toda la población ha sufrido durante tres meses [de confinamiento] no podía ser en vano”, subrayaban los representantes de las localidades en un comunicado conjunto.

El Rubio había destinado un pellizco de sus presupuestos a esas fiestas. Pero también a otros gastos veraniegos habituales como la piscina municipal, que este año ha quedado clausurada y, por tanto, para la que no ha habido que pagar el mantenimiento, el cloro o el trabajo del socorrista. Como ese dinero y el ahorrado en la feria del pueblo, que se iba a celebrar entre el 31 de julio y el 2 de agosto, el consistorio va a pagar los 15.000 euros que cuesta instalar mamparas en todos los pupitres del colegio público. “Ha sido una decisión del equipo de gobierno que creemos más que justificada”, afirma el alcalde. Hechas de metacrilato, tienen forma de U, son desplegables y están fabricadas por Dfabrik, una empresa de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). Comenzarán a instalarse el próximo lunes. “El caso es que el inicio del curso escolar está ahí y nadie se moja, así que damos nosotros el primer paso”, añade De la Fe, que mantiene un contacto muy estrecho con sus vecinos, a los que informa detalladamente desde los canales oficiales municipales en las redes sociales.

“No queremos entrar en guerras políticas, pero sí creemos que para exigir, primero hay que dar. Nosotros hemos puesto todo de nuestra parte, pero hay ya otras cosas que no podemos afrontar”, destaca De la Fe, que enumera todas las medidas que el municipio ha impulsado para el centro escolar donde aprenden algo más de 250 alumnos desde preescolar hasta sexto de primaria: instalación de medidas de desinfección en todas las aulas, sectorización del patio, habilitación de cuatro puertas de entrada y salida para que los niños no se crucen, horarios escalonados o cortar el tráfico de las calles aledañas para evitar aglomeraciones. “Queremos proponer que los padres no entren físicamente al colegio y hemos dividido la pista del recreo en seis zonas delimitadas para que los alumnos jueguen separados”, afirmaba el director del colegio, José Molina, a la cadena SER.

El Ayuntamiento también ha ofrecido edificios municipales a la Junta de Andalucía. “Mucho más no podemos hacer. La ratio de niños por aula y la contratación de profesores ya sí que no es nuestra competencia”, destaca el regidor. “Me parece triste que en esta situación como esta no haya una unión real de todas las administraciones y partidos por la educación”, concluye De la Fe. El municipio, además, ha puesto en marcha una segunda ronda de test rápidos de carácter gratuito y voluntario para la población de su municipio. Una medida que ya pusieron en marcha entre mayo y junio pasado, cuando realizaron 1.500 pruebas serológicas.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!