Un posible plagio de tesis de una ministra pone de nuevo en aprietos a Merkel

El Partido Socialdemócrata alemán presentó ayer por todo lo alto su programa electoral para las europeas, con el título general «Más Estado social» y con el ministro francés de Economía, Pierre Moscovici, como invitado de honor. Pero entre la plana mayor del partido, reunida para la ocasión, destacaba una notable ausencia, la de la ministra de Familia Franziska Giffey, acusada de plagio en su tesis doctoral y poco presentable hasta que se demuestre lo contrario. El sábado publicó el semanario Der Spiegel que la plataforma VroniPlag, en la que voluntarios se dedican a analizar tesis de doctorado, ha encontrado «numerosas coincidencias de palabras o de textos sin que estuviera documentada la fuente». Ayer lunes, a primera hora, la Universidad Libre de Berlín confirmaba que el trabajo será sometido a una investigación por posible plagio, a petición de la propia ministra. Se pondrá en marcha «de inmediato el procedimiento correspondiente», informó la universidad berlinesa en un comunicado.

«Hice esa tesis a conciencia», ha declarado la socialdemócrata Giffey por su parte, que trabajó en el texto entre 2005 y 2009 bajo la supervisión de Tanja Börzel, una investigación en ciencias políticas llevada a cabo en el Instituto Otto Suhr de la Universidad Libre de Berlín sobre la política de la Unión Europea y que llevaba por título «El Camino de la política europea hacia el ciudadano». Giffey se doctoró en Ciencias Políticas gracias a esta tesis, realizada «según mi leal saber y entender», ha dicho, cancelando a continuación varias citas públicas en su agenda.

En declaraciones a la televisión pública alemana ZDF, el jurista y miembro de VroniPlag Gerhard Dannemann ha reconocido que el trabajo en cuestión «no es una tesis surgida de la combinación de otras cinco», pero insiste en que toma de otros textos frases y párrafos sueltos «en un considerable número de páginas». Según Dannemann, la autora «violó muy claramente las reglas de citas de fuentes de los trabajos científicos».

El nombre de la plataforma, VroniPlag, procede del de Veronika Sass, hija del expresidente de Baviera Edmund Stoiber y que fue la primera en sufrir el escrutinio anónimo, que ha sido después la causa de dimisión de dos ministros de gobiernos de Merkel y de varios altos cargos alemanes. En este caso, alguna de las fuentes sí citadas en la tesis son igualmente criticadas por la plataforma, como un artículo de la enciclopedia colectiva digital Wikipedia sobre «Democracia deliberativa» y un documento de la Comisión de Cultura y Educación del Parlamento Europeo, que no contarían a juicio de sus expertos con los estándares de calidad requeridos. También es acusada de servirse de «fuentes arbitrarias» y «sospecha de fuentes deliberadamente engañosas, tergiversadas de conocimiento falso».

Cuota política

Uno de los «cazadores de plagios», como se denominan a sí mismos, y que aparece bajo el nombre falso de Robert Schidt, ha advertido en entrevista con el diario Süddeutsche Zeitung que «el caso Giffey reviste particular peligrosidad». No se trata tanto de la reputación de la ministra como de la reputación de la universidad», ha dicho otro investigador anónimo a la emisora Info-Radio.

Loading...

Estas reevaluaciones de tesis están a la orden del día en Alemania. Ayer mismo le era retirado su doctorado, por parte también de la Universidad Libre de Berlín, al político de la Unión Cristianodemócrata (CDU) Frank Steffel, que anunciaba un recurso. En el caso de Giffey, tratándose de una ministra, la mera apertura de la investigación podría acarrear su dimisión, puesto que la canciller Merkel ha demostrado ser inflexible ante este tipo de casos y ha impuesto en su gabinete la política de primero dimitir y después plantear los recursos correspondientes. Especialmente doloroso fue el caso de su amiga personal y ministra de Educación Anette Schavan.

El caso de Giffey era quizá más llamativo por lo tardío de su carrera estudiantil. Aunque sacó su bachillerato en 1997 con buenas notas en el instituto Hermanos Scholl de Fürstenwalde, en la antigua Alemania comunista, debió abandonar pronto sus estudios de Filología Inglesa y Francesa en la Universidad Humboldt de Berlín, debido a una disfonía por la que los médicos le recomendaron que no siguiese adelante con sus planes de trabajar como maestra. Derivó su carrera a una instancia educativa inferior para formarse en Administración en la Escuela de Ciencias Aplicadas (FHVR) de Berlín, donde obtuvo su diploma en 2001.Después de graduarse, trabajó varios meses en la oficina del alcalde de Treptow-Köpenick, un distrito del este de Berlín, y volvió para completar sus estudios con el grado de Master of Arts mientras trabajaba, ya de lleno metida en política, para la Representación del Estado Federado de Berlín ante la Unión Europea en Bruselas, realizando su doctorado a tiempo parcial. Su presencia en el último gobierno de gran coalición fue pactada como cuota de política de la Alemania del este.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *