Un pez octogenario, el más viejo de su arrecife y (posiblemente) del mundo | Blog Mundo animal

Unos investigadores australianos analizaban en 2016 cómo la temperatura cambiante del océano afectaba a la biología de los peces de arrecife cuando se toparon con un ejemplar extremadamente longevo. Un pargo de medianoche (Macolor macularis) les dejó sin palabras: tenía 81 años, 20 años más que el pez de ese tipo de hábitat marino más viejo hallado hasta la fecha: un pez de roca del mar Caribe, de 61 años. 

En el mismo estudio, publicado ahora, los autores recogen otro caso de longevidad extrema: el de una lubina roja de 79 años capturada en un sondeo de pesca, en 1997. Al igual que el viejo pargo, pescado en 2016, ambos fueron apresados en las cosas del noroeste de Australia, en aguas del mar Índico. Los resultados del estudio han quedado reflejados en un artículo científico en la revista Coral Reefs publicado el pasado día 27 de noviembre.

«Es simplemente increíble que un pez haya vivido en un arrecife coralino 80 años», ha apuntado Brett Taylor, ictiólogo que ha liderado el trabajo científico. «El pez más viejo que habíamos encontrado hasta ahora en aguas someras y tropicales tenía unos 60 años», ha añadido el investigador, del Instituto Australiano de Ciencia Marina, que señala que los pargos para consumo humano suelen tener de 40 a 60 años. 

El creciente calentamiento de las aguas donde nadaba el pargo dificulta que se alcancen estos récords de longevidad en el futuro. «Lo más importante es entender cómo la temperatura afecta al crecimiento y la esperanza de vida de estas especies. Para 2100 no creo que tengamos más pargos de 80 años», ha apuntado Taylor al diario The Guardian.

Para determinar la edad, los científicos analizan un hueso situado en el oído de los animales, el otolito, que no deja de crecer y en el que, de manera similar a los anillos de un árbol, los años dejan huella. 

Pero si es un récord para los animales de arrecife, no lo es para otro tipo de peces. Un tiburón de Groenlandia analizado en 2016 arrojó una cifra sin precedentes: 400 años, lo que lo convirtió no solo en el pez más viejo hallado, sino también en el vertebrado más longevo de todos los descubiertos hasta la fecha. En 2012, unos investigadores publicaron el resultado del análisis de una esponja de nada menos que 11.000 años, encontrada en el mar de la China Oriental. 

El estudio de la longevidad de los peces aporta información relevante sobre la vulnerabilidad ante la explotación humana de los peces de los arrecifes de coral, aseguran los investigadores, que han detectado 11 especímenes mayores de 60 años. 

Los pargos de medianoche viven en aguas someras y son una especie nativa de Australia, Japón y otros países asiáticos y oceánicos. Son parientes cercanos de los pargos que se pescan para el consumo humano.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!