Un oso polar mata a un hombre que dormía en una tienda de campaña | Blog Mundo animal

Un hombre holandés de 38 años, Johan Jacobus Kootte, murió el pasado viernes en las remotas islas Svalbard, cuya soberanía se atribuye Noruega, por las heridas que le causó un oso polar. Kootte dormía en una tienda de campaña instalada a las afueras de Longyearbyen, la capital del archipiélago, cuando el animal lo atacó. Los equipos de emergencia se trasladaron al lugar, pero sus esfuerzos fueron en vano: el hombre murió antes de que pudieran llevarlo a un hospital, informa el diario noruego Aftenposten.

Esta muerte es la primera en nueve años en las islas causada por un oso polar. Desde 1971 solo ha habido cinco ataques mortales de estos animales que pueblan el archipiélago, el más septentrional del mundo con población permanente, situado a unos 800 kilómetros al norte de las costas continentales noruegas y donde es habitual encontrarse con señales de peligro triangulares en las que se muestra la figura del plantígrado.

Kootte estaba acampado junto a otras seis personas cuando sufrió el ataque: tres alemanes, un noruego, un finlandés y un italiano, que recibieron atención psicológica. La víctima trabajaba en el camping donde dormía como responsable del alojamiento durante los meses de verano. Según recoge el diario local Svalbardposten citando a la propietaria del establecimeinto, había perdido su empleo en su país como resultado de la pandemia.

El oso fue abatido a tiros poco después del ataque. Aun con vida pero herido, caminó hacia el aparcamiento del aeropuerto de la ciudad y allí cayó muerto. Las autoridades desconocen si el animal, al que se practicará una autopsia, era uno de los ejemplares que merodeaba la ciudad en los días anteriores al ataque.

Desde 2011 ningún oso polar había matado a una persona en las islas. La anterior víctima fue un adolescente de 17 años y nacionalidad británica que se encontraba acampado en el glaciar Von Post. Tres de sus compañeros resultaron heridos. En 2018, también en verano, un alemán que trabajaba como guía turístico en un crucero resultó herido, aunque no de gravedad, tras atacarlo un oso en la zona de Sjuøyane, al noreste de Spitsbergen, la principal isla del archipiélago. Las autoridades han recordado que el territorio está lleno de osos polares. Según datos de 2015, hay unos 1.000 ejemplares en la zona, y desde 1973 son una especie protegida

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!