Un libro para comérselo y bebérselo | Madrid

“Cuando me planteé hacer un nuevo libro lo primero en lo que pensé fue en compartir mi idea de maridaje”, dice De las Muelas. “Me gusta la creación, la búsqueda y la reinvención constantes, por eso hace años se me ocurrió crear maridajes entre cócteles y platos. Porque para mí, comer es una experiencia singular”, añade el barman.

Se puso manos a la obra y lo primero —“y lo más difícil”, reconoce— fue elegir al medio centenar de cocineros que le acompañarían en esta publicación. De ahí salieron 50 platos, elaborados por chefs como Albert Adrià, Andoni Luis Aduriz, Juan Mari y Elena Arzak, Alberto Chicote, Jordi Cruz, Quique Dacosta, Rodrigo de la Calle, Joan Roca o Ángel León, entre otros. Y a partir de ellos, él ideó una bebida inspirándose en la manera de ser de cada cocinero y buscando algo que les representara. “Vas situando el cóctel que le gusta y le anima. Es como elaborar una partitura”, relata De las Muelas, que se define como “escribidor de la partitura”.

“La generosidad y el cariño de los cocineros es lo que han hecho posible este libro. Lo han convertido en algo especial; una auténtica celebración gastronómica llena de recetas increíbles, deliciosas”, dice De las Muelas. “Algunas sofisticadas; otras, sencillas. Y, sobre todo, firmadas por una constelación irrepetible de cocineros”, prosigue el coctelero, que presentó su creación en el Dry Martini de Madrid (en el hotel Gran Meliá Fénix; Hermosilla, 2), su barra de la que actualmente posee sucursales en ciudades de Europa, Estados Unidos y Asia. La original, que inauguró en 1978, está en Barcelona y desde ella ha expandido su visión de la mixología: “Un buen barman tiene que tener conocimiento, humildad y ganas de ejercer de buen anfitrión”.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!