Un gambito de dama para abrir las mentes infantiles

Por sus escenas de drogas y suicidio, antes de cada capítulo de Gambito de dama Netflix avisa de que se recomienda para mayores de 16 años, así que pocos escolares seguirán las andanzas de una niña prodigio del ajedrez, pero sí sus padres. Y de esta miniserie —la más vista de la historia de la plataforma, lo que se traduce en un vertiginoso aumento de la venta de tableros (87% en Estados Unidos) y búsquedas en Google— extraerán conclusiones sobre lo beneficioso que puede resultar que sus hijos muevan torres y alfiles. Beth Harmon, su protagonista, es un lince en matemáticas y lectura, tiene un poder de concentración pasmoso y un orden mental —pese a sus tormentos personales— envidiable. Y ese poder mágico lo conocen los Gobiernos autonómicos y los colegios en España, que cada vez apuestan más por el ajedrez en patios y aulas. El duelo en plena Guerra Fría entre EE UU (Fischer) y la URSS (Spassky), y las partidas entre los soviéticos Kárpov y Kaspárov ayudaron a popularizar este juego; ahora se verá si Gambito de dama —una apertura de ajedrez clásica— le da el empujón definitivo. La soledad durante la pandemia ha fomentado su juego online, pero ha dejado de ser extraescolar en muchos centros.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!