Un documental de Netflix consigue que se revise la investigación por el asesinato de Malcolm X | Televisión

La investigación sobre el asesinato de Malcolm X es uno de los casos más notorios de Estados Unidos desde que se perpetró el crimen en 1965. Esta semana, 55 años después, la oficina del fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr., ha comunicado que está revisando el caso tras el estreno de una serie documental de Netflix, titulada ¿Quién mató a Malcolm X? y estrenada el pasado 7 de febrero, que plantea preguntas sobre dos de los hombres condenados durante el proceso.
Amén de repasar varias teorías que rodean al caso, con mayor o menor grado de verosimilitud, el documental se centra en las coartadas de dos de los tres detenidos: Muhammad Abdul Aziz e Thomas Johnson, que tomó el nombre de Khalil Islam. Ambos insitieron en que eran inocentes. El primero sostiene que estaba en casa recuperándose de una lesión en su pierna la noche del asesinato. Halim, además, dijo que ninguno de los otros dos condenados estaba involucrado. El documental cuenta que un abogado de derechos civiles, William Kunstler, obtuvo documentos del FBI que respaldan la versión de Halim y nombra a otros cómplices.

“El fiscal de distrito de Manhattan se ha reunido con representantes de la ONG Innocence Project con respecto a este asunto”, dice en un comunicado el portavoz de Vance, Danny Frost. “Se ha determinado que la oficina del fiscal de distrito comenzará una revisión preliminar del asunto, que informará sobre qué pasos de investigación adicionales se pueden emprender”, continúa. Uno de los fiscales asignados en la revisión es Peter Casolaro, quien también trabajó en la investigación que despejó el caso de Los cinco de Central Park, que también cuenta con su propia serie en la misma plataforma, Así nos ven.

Los documentales televisivos se han convertido en una inesperada herramienta para reabrir viejos casos  y, en ocasiones, cambiarlos para siempre. Surviving R. Kelly, estrenada en enero de 2019 sobre el cantante de R&B, provocó que tuviese que enfrentarse de nuevo a las acusaciones de que retenía a menores de edad en su casa en contra de su voluntad y que se acostaba con ellas. Tras las historias de terror que contaron las víctimas la policía reabrió el caso y el 23 de febrero le acusó de diez cargos de abuso sexual. También el pasado año Lorena, en Amazon Prime Video, obligó a los medios a reflexionar sobre la forma en la que habían juzgado, en los noventa, a una mujer abusada que cortó el pene a su marido.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!