Un día volveré

La desaparición de Juan Marsé ha compartido espacio estos días en los periódicos con noticias muy diversas, entre ellas la del propósito del Gobierno de aprobar una ley de memoria democrática que sustituya a la de Memoria Histórica, cuya principal novedad —aparte de impulsar desde el Estado la apertura de fosas comunes, ahora en manos de asociaciones particulares y voluntaristas, y de crear un banco de muestras de ADN con el fin de identificar al mayor número posible de desaparecidos— sería que en las escuelas se enseñe a los alumnos la época franquista. El Gobierno reconoce así que durante los 45 años que llevamos ya en democracia (más que los que duró el franquismo) la historia de este no se nos ha enseñado a los españoles.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!