Un bombero pierde a sus tres hijos en el incendio de la guardería de Pensilvania

Un total de cinco menores, de edades comprendidas entre ocho meses y siete años, han fallecido en el incendio de una guardería en Erie, Pensilvania (Estados Unidos), tal y como informa la cadena Univisión.

La tragedia pudo ser causada por un cortocircuito, ya que según las autoridades, encontraron muchos cables conectados debajo del sofá de una de las salas. Además, las medidas de seguridad no eran las adecuadas, pues el lugar solo contaba con un detector de humo que se encontraba en el ático, por lo que, en palabras del jefe del Departamento de Policía, Guy Santone «no sirvió para nada».

Tres de los cinco menores fallecidos eran hijos de un bombero de la ciudad, Luther Jones, que se encontraba en ese momento atendiendo otra emergencia sin saber que sus hijos estaban en peligro. Otro de los niños que perdió la vida era el hijo de la dueña de la guardería, que sufrió quemaduras y fue trasladada en helicóptero a un hosptial cercano.

El Departamento de Bomberos de Lawrence Park se ha querido solidarizar con su trabajador y ha habilitado una cuenta bancaria para que puedan ayudarle, ya que se enfrenta a un gran desembolso económico debido al funeral de sus tres hijos.

Según la Policía de Lawrence Park, los bomberos atendieron la llamada de emergencia a la 1:10 de la madrugada después de que los vecinos escuchasen los gritos de auxilio de varios jóvenes. Sin embargo, no pudieron hacer nada para evitar la muerte de los cinco menores. El establecimiento había pasado todas las inspecciones y cumplía con todos los requisitos de seguridad.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!