Un año de incertidumbres

Todo aconteció imprevistamente. En nuestra geografía imaginaria apareció el nombre de Wuhan. Se trataba de una ciudad de unos diez millones de habitantes en el sureste asiático. Una de tantas ciudades chinas que escapan a nuestra elemental geografía humana. De forma imprecisa se comienza a hablar de un virus cuya acción veloz y devastadora amenazaba la población humana. Se trataba de un virus nuevo, sin identidad ni nombre que generaba todo tipo de alarmas sanitarias y que muy pronto pasará a considerarse como la primera pandemia global. A fechas de hoy son algo menos de 2,6 millones los fallecidos por causa de la covid-19 y cerca de 117 millones de infectados.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!