Twitter y las colas del hambre

Hace hoy 15 años, en la noche californiana del 21 de marzo de 2006, surgió el primer tuit de la Historia con un mensaje tan inocente como obvio: “Acabo de configurar mi twttr”. El autor del código informático era Jack Dorsey, un veinteañero que estaba lejos de imaginar de qué manera su invento revolucionaría el mundo. Conocí a Dorsey durante un encuentro del Berggruen Institute en Nueva York y mantuve con él una conversación en la que me explicó los orígenes de la red social. “Desde pequeño —me confesó— he sido muy aficionado a hacer mapas, especialmente de las grandes ciudades. Aprendí enseguida a diseñarlos en la computadora, de manera autodidacta; siendo adolescente ya era capaz de elaborar planos muy precisos. Pero comprendí que las ciudades no son solo las calles y los edificios, sino fundamentalmente las personas que las habitan. Para hacer un plano exacto tenía que ser capaz de ubicarlas, y de ahí viene la interrogación fundamental que dio paso al proceso: dime dónde estás y qué estás haciendo”. Solo un lustro después de lanzar tan pueril interrogante, Twitter desempeñó un papel esencial en la convocatoria de la Primavera Árabe, uno de los sucesos revolucionarios más significativos de este siglo cuya expresión pacífica fue aniquilada por las armas. También contribuyó, casi por las mismas fechas, al movimiento del 15-M madrileño, del que se cumplirá en breve el décimo aniversario, y en el que se incubó la creación de Podemos y de otras formaciones políticas de izquierda que han fragmentado el arco parlamentario.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!