Tres hayedos mágicos para el otoño

Acostado sobre la ladera del monte Aizkolegi, el parque natural del Señorío de Bertiz despliega un profuso lienzo arbóreo de robles, castaños y hayas en la comarca Baztan-Bidasoa, al norte de Navarra. Es uno de los espacios protegidos más apreciados de la comunidad foral, pero sin el trasiego de visitantes que registran, por ejemplo, los bosques de las sierras de Urbasa y Andía o la Selva de Irati, el segundo hayedo-abetal más grande de Europa tras la Selva Negra alemana, que en 2019 fue el cuarto destino navarro más demandado. Sorprende cómo una tarde de agosto, el mes que más turistas concentra en Bertiz, apenas se crucen los caminantes en la red de senderos balizados que discurren por esta finca de 2.052 hectáreas. Toda una invitación, junto a otras dos solitarias arboledas, Quinto Real y Otsondo, para disfrutar del otoño, la estación más fotogénica en estos parajes.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!