«Top Girls», mujeres al poder

Isabella Bird (1831-1904) fue una exploradora y naturalista inglesa, y la primera mujer elegida por la Royal Geographical Society. Lady Nijô (1258), japonesa, fue concubina del Emperador y más tarde monja cubista. Dulle Griet es la protagonista de un cuadro de Pieter Brueghel el Viejo, en el que una mujer con mandil y armadura conduce una multitud de mujeres a atacar el infierno, y a combatir a los demonios. La Papisa Juana habría ejercido, disfrazada de hombre, el Pontificado en Roma entre los años 854 y 856. Y la Paciente Griselda es la obediente esposa cuya historia contó Chaucer en el Relato del Clérigo de «Los cuentos de Canterbury» (1387-1400), después de que Bocaccio la mencionara en el «Decamerón». A todas ellas las reunió la dramaturga británica Caryl Churchill (1938) en una cena, convocadas por una empresaria de éxito llamada Marlene, en el primer acto de su obra «Top Girls»; estrenada en el Royal Court de Londres en 1982. El Centro Dramático Nacional estrena ahora en España esta obra, en una producción dirigida en el teatro Valle Inclán por Juanfra Rodríguez e interpretada por Huichi Chiu, Paula Iwasaki, Miriam Montilla, Manuela Paso, Macarena Sanz, Rosa Savoini y Camila Viyuela. La traducción es de Ana Riera -«no ha habido apenas intervención en la obra», apunta Rodríguez-, la escenografía de Alicia Blas, la iluminación de Valentín Álvarez, el vestuario de Guadalupe Valero y el vídeo de Emilio Valenzuela.

La llegada al poder en Gran Bretaña de Margaret Thatcher y lo que supuso para el feminismo fue el origen de esta obra. Dice Juanfra Rodríguez que «“Top Girls” plantea una pregunta clave: cuando una mujer llega a la cima, al poder, ¿va a ejercer este poder de la misma manera que lo han hecho los hombres?» Y es que poco antes de escribir la obra, la autora había visitado Estados Unidos, donde conoció a mujeres que confiaban en que la llegada al poder en Gran Bretaña de una mujer brindaría nuevas oportunidades

Perplejidad es la palabra que más repite el director de escena para referirse a este texto, que el National Theatre de Londres va a reestrenar dentro de un par de semanas. «Juega desde ella, pero es una perplejidad muy placentera». «Top Girls», añade, «es una pieza que desconcierta, que nos produce perplejidad, repleta de contradicciones. Churchill, con su mirada feminista y socialista, no exenta de ironía y humor, cuestiona la actitud de algunas mujeres que han conseguido el poder absoluto, o relativo, y que imitan la conducta patriarcal en la ejecución de ese poder».

«Top Girls» es, probablemente, la obra más conocida de Caryl Churchill, que con ella «compuso prácticamente una sinfonía». «Tiene un alto sentido de la comunicación con el público -explica Rodríguez-, sus textos son teatro puro, y juega con la confusión de una forma muy placentera». «Su dramaturgia es muy inteligente», apunta Miriam Montilla; «le gusta el caos, pero es un caos muy organizado, sus diálogos poseen fluidez», tercia Manuela Paso, mientras que Paula Iwasaki completa: «parece muy desordenada, porque así son nuestras vidas. La autora lleva al papel el caos que tenemos en el pensamiento».

Y es que Caryl Churchill ha escrito una obra desconcertante también desde el punto de vista formal; son siete actrices, pero interpretan a dieciséis personajes, en un primer acto surrealista y un segundo y un tercero naturalistas. En «Top Girls», además, estableció que los personajes se pisaran las réplicas: «Es un gran hallazgo -concluye Rodríguez-; hay personajes que hablan a la vez, pero este quebrantamiento de la norma se convierte en una gran virtud».

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *