Tiembla el Barça, tiembla el Madrid

El Clásico como salvavidas. El Clásico fue, durante mucho tiempo, el pico más alto del fútbol. El mundo se peleaba por una entrada porque estábamos ante lo nunca visto. Se jugaba para saber qué suma de talentos era más eficaz, quién tenía razón entre Mou y Pep, quién era mejor entre Cristiano y Leo… No sabíamos hacia dónde mirar. Más atrás en el tiempo fueron los Galácticos, colección de dioses con Figo tratado como Judas cuando pisaba el Camp Nou. Todo grande, deslumbrante, polémico, con el fútbol desbordado social y políticamente. Hoy, en contraste, se juega un Clásico solo desbordado por la pandemia, que lo contamina todo. Sin gente, pero también sin grandes fichajes. Sin embargo, cualquier Clásico nos pone ante un antes y un después y este lo juegan dos equipos que están penando su transición. Por una cosa o por otra, los dos tiemblan por las consecuencias. Otra forma de grandeza.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!