Ter Stegen: El mejor portero ya no es solo el que más para | Es LaLiga en EL PAÍS

Hubo una época (no tan remota) en que el criterio más importante para juzgar a los porteros era su capacidad para atajar todo balón dispuesto a colarse en la red. Se pensaba que su único destino era parar y, por lo tanto, el mejor era el que más paraba. Pero esa concepción, al menos entre los cuerpos técnicos, ha cambiado radicalmente. A medida que las estrategias del juego han avanzado hacia una mayor complejidad y han llegado herramientas de análisis de datos y vídeo, como el sofisticado proyecto Mediacoach de LaLiga, se han empezado a valorar infinidad de factores más allá del rendimiento bajo palos.

El mejor portero ya no es solo el que más para o al que menos goles le meten. Sin olvidar su labor defensiva fundamental, hoy los clubes analizan desde el éxito en el acierto en sus pases, hasta el tiempo que pasan fuera del arco o cuántas veces una buena decisión suya da lugar a lanzar un ataque eficaz. El guardameta ha dejado de ser una figura tratada aparte, opinan los expertos, sino que desarrolla un papel táctico fundamental para desplegar un estilo de juego. “El portero moderno condiciona su forma de parar al modelo de juego del equipo” , argumenta Fabio Nevado, técnico analista de LaLiga y doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Un buen ejemplo de este nuevo paradigma, destaca Nevado, es la SD Eibar. El equipo guipuzcoano es el segundo de LaLiga Santander que más adelanta la línea defensiva, buscando presionar, estando todos muy juntos, la salida del balón del rival. Un plan basado en robar rápido y atacar con celeridad que requiere de un actor imprescindible: un portero que acompañe a su defensa hasta esas posiciones y que pueda correr rápido hacia adelante o hacia atrás para frenar posibles balones largos a la espalda. Algo que cumple a la perfección el serbio Marko Dmitrovic, un meta que salió en todos los titulares por anotar un penalti el pasado jueves, pero que pocos conocen por ser el que más esprints —carreras a más de 21 km/h— ha realizado y el que más distancia ha recorrido hasta la fecha. Cifras que, sumadas a unos grandes reflejos para resolver situaciones de uno contra uno frente a los delanteros, lo convierten en el guardián ideal para Ipurua.

Uno de los casos más destacados de simbiosis entre la propuesta futbolística de un conjunto y su portero lo representan Ter Stegen y el FC Barcelona. Desde su llegada al Camp Nou hace más de seis años, el sucesor de Víctor Valdés y Claudio Bravo ha llevado a la máxima expresión esa concepción revolucionaria (pero ya cada vez más generalizada) del portero como el primer atacante. No por casualidad es el arquero de LaLiga Santander con mejor porcentaje de éxito en los pases y el único que pudo presumir en la pasada edición del torneo de haber dado dos asistencias de gol, una a Antoine Griezmann en la jornada 16 y otra a Luis Suárez en la séptima.

Prueba de que esta posición se ha convertido en un engranaje clave en los esquemas, donde se buscan unas cualidades muy concretas, es su cotización. El traspaso récord de Kepa Arrizabalaga por 80 millones de euros del Athletic Club al Chelsea solo es el epítome de una tendencia instalada en LaLiga Santander, donde desde 2010 sus equipos han vendido o comprado 25 millones de euros o más por un portero en seis ocasiones.

En la soledad de la portería, soportando una gran responsabilidad, los protagonistas han entendido que para llevar el número uno en la camiseta (o el 13) ya no basta con guardar la meta, igual que asumieron, desde tiempos inmemoriales, que solo saldrán en la foto por una actuación estelar o un error garrafal. “Cuando empecé no jugábamos en corto nunca. Ahora casi todos los entrenadores quieren proponer salir jugando y llevar la iniciativa. Fue un cambio muy brusco y poco a poco me fui encontrando más cómodo”, explicaba Sergio Asenjo, del Villarreal CF, a EL PAÍS el pasado octubre.

El analista de LaLiga recuerda que la misión principal del guardameta sigue siendo la de parar, pero incide que la evolución del balompié los ha obligado a estar en sintonía con un modelo de juego, incluso si este les requiere que saquen a relucir cualidades que podrían considerarse más de la vieja escuela. Destacan, por ejemplo, los casos de Edgar Badía y Jeremías Ledesma, que defienden respectivamente las porterías del Elche CF y el Cádiz CF.

“Ledesma es el que más centros acumula blocados y el segundo que más despejes de puños realiza del campeonato. En un conjunto que defiende en bloque bajo y con las líneas muy juntas, obligando al rival a atacar por fuera, es fundamental tener un buen portero ante los centros laterales, algo en lo que él se está mostrando sobresaliente”, explica.

“Por otro lado, Edgar Badía es el segundo portero que más paradas realiza y el cuarto con mejor porcentaje de paradas. Con sus 1,79 cm de altura, este debutante en la categoría, que recuerda a Iker Casillas por su estatura, agilidad y eficacia bajo palos, ha conseguido colocar a su equipo como el cuarto al que más hay que rematar para hacerle gol”, añade.

Cómo se prepara el portero moderno

Nevado, que también tiene el título de entrenador nacional y posee experiencia en cuerpos técnicos profesionales, cuenta que la especialización de los arqueros y la multiplicación de sus funciones ha derivado necesariamente en cambios en su preparación entre semana.

La tecnología y el almacenamiento de datos son, en este sentido, sus principales aliados, explica el analista de LaLiga. “Durante la semana los preparadores disponen de datos y clips de vídeo de Mediacoach para analizar el rendimiento de sus propios porteros o de los delanteros rivales. Asimismo, a través de las aplicaciones Mediacoach Live y Mediacoach Mobile, los técnicos pueden analizar el rendimiento del portero en tiempo real desde el banquillo durante los partidos, volviendo a ver algunas acciones o conociendo si su porcentaje de paradas está por debajo de la media”.

Tan específico es el tipo de trabajo que se hace con ellos que los analistas de LaLiga han lanzado un nuevo informe específico para porteros en su innovadora herramienta en línea Mediacoach Vision. Este panel de análisis está dividido en diversas partes. En la parte superior, una serie de gráficos contextualizan el rendimiento de todos porteros de LaLiga, al analizar cualquier aspecto de su juego con la posibilidad de comparar a los arqueros entre sí.

Más abajo, el foco se dirige al análisis de los aspectos ofensivos y defensivos, con datos sobre el número de pases, su receptor más recurrente, las zonas desde donde le han rematado o cuántas veces ha intervenido. Asimismo, existe una herramienta específica para trabajar el balón parado del rival a partir de numerosas variables: zonas de lanzamiento, si es cerrado o abierto, la pierna con la que se ejecuta el córner, entre otros.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!