También esto pasará

Cuenta la leyenda que un rey pidió a su corte un anillo especial. “Quiero que fabriquéis un anillo para ocultar en él un mensaje que pueda servirme en momentos de desesperación. Pero ese mensaje debe ser muy breve para que pueda caber en el anillo”, les dijo. Los sabios pensaron y pensaron, pero no lograban caer en una frase de dos o tres palabras que pudiera servir de consuelo a su rey en momentos de crisis. Un día, un viejo sirviente se acercó al monarca y le dijo: “Yo no soy un sabio, pero creo que tengo la frase que buscáis”. Después le entregó un papel doblado y le pidió no leer lo que había escrito hasta que no estuviera viviendo de verdad un mal momento. El rey lo guardó dentro de su anillo y se olvidó de él hasta que, años después y en medio de una batalla, recordó que conservaba aquel papel. Lo sacó del anillo y leyó estas tres simples palabras: “También esto pasará”. El rey se sintió en paz y agradecido, la batalla acabó a su favor y pudo conservar su reino.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!