«Soy una persona intensa”: los monólogos de humor en Twitter de Germán Sánchez

En poco más de un minuto y medio, Germán Sánchez (conocido como @gersanc_ en Instagram y Twitter) condensa a través de vídeos distintas experiencias personales de lo más variopintas. Sus historias, como la del día que casi se le cae el pezón del roce con la camiseta o otra sobre cómo se subió a coche de un desconocido que creía que era su tío, se han popularizado en los últimos meses gracias a ser -como él mismo se define- una persona mamarracha y a sus dosis de humor mezcladas con su intensidad. Su incidente con el coche, por ejemplo, alcanza ya las más de 600.000 reproducciones en Twitter.

Las ideas para sus vídeos surgen, como él mismo explica a Verne por teléfono, de pensamientos y experiencias que normalmente compartía con sus amigos. “Yo soy intensísimo, ahora lo grabo en vídeo, pero a mis conocidos les llevo dando la tabarra toda la vida”, explica. En uno de sus vídeos, titulado Soy una persona: intensa. Lo admito, Sánchez parodia precisamente este aspecto de su personalidad. «Cuando tengo un drama no es un drama, es un acontecimiento que podría acabar con mi vida en cuestión de segundos. Como los Yatekomo, de forma instantánea», dice en este monólogo que ya acumula más de 400.000 visualizaciones.

Este madrileño lleva más de seis años subiendo contenido de lo más diverso a YouTube, donde ha hablado desde lo enganchado que estaba a Operación Triunfo hasta de las tres veces que llegó a suspender el carnet de conducir. Sin embargo, fue a raíz de un vídeo de un minuto que hizo en otra cuenta de Twitter -ya eliminada- cuando se dio cuenta de que esta fórmula de un minuto podría funcionar. “Hice un alegato en Halloween sobre por qué la gente no tenía que disfrazarse de payaso. Hay gente como yo que los odiamos y, al entrar en shock al verles podíamos agredirlos”, cuenta riéndose. Aunque de esta cuenta se desvinculó porque “estaba pasando un mal momento”, durante esta cuarentena quiso volver a retomar los vídeos y subirlos, además de a Twitter, a Instagram. En esta última red social también hace numerosos directos.

El primero de esta nueva tanda de vídeos que se le popularizó fue justamente uno en el que hablaba sobre la cuarentena. “Lo hice para expresar lo surrealista que me parecía todo, y para pedirle a 2020 que parase un poco porque no me daba tiempo a asimilar tanta información”, cuenta. Sin embargo, cuando habla de sus vídeos favoritos menciona a otros dos. El primero de ellos, el de ser una persona intensa: “Es uno de los que más me define. Encima, Paula Gonu [influencer con dos millones de seguidores] lo subió a sus stories de Instagram y funcionó muy bien, y también le coges cariño por eso”. El otro, en el que narra la rozadura sangrante que se le produjo en su pezón mientras hacía deporte: “Es una historia que siempre que se la cuento a la gente se ríe mucho, encima es una experiencia demasiado surrealista y un humor muy mío”, afirma el tuitero.

El hecho de que Ana Milán descubriese lo que hacía en redes sociales fue para él una experiencia también muy intensa. “Entré en colapso mental, sentí que me iba a dar un ictus, no me lo podía creer. Quería decirle que la amaba pero tampoco quería acosarla”, explica. Después de unas breves interacciones por Twitter, la actriz decidió unirle un día a uno de sus populares directos en Instagram. “No he querido ni volver a verlo, siento que fui una persona patética, pero me hizo mucha ilusión y ella es un personaje que siempre me ha inspirado”, sostiene Sánchez. Aunque de la intérprete le guste su “carácter arrollador”, en la comedia encuentra inspiración en personas como “la humorista Eva Hache, Mauri y Belén de la serie Aquí no hay quien viva o la actriz Antonia San Juan”.

Actualmente, Sánchez se encuentra en casa -donde vive con sus padres- teletrabajando desde su puesto en el departamento de comunicación de una empresa. Este hecho ha permitido que tenga “más tiempo para hacer los vídeos”, pero de ahora en adelante se plantea “espaciarlos un poco porque no le da la vida”. Su creación de contenido en Twitter y YouTube lo irá compaginando mientras con su trabajo normal, aunque sostiene que le “encantaría profesionalizarlo”. “Me gusta mucho hacer cosas a través de la comedia pero sé que es un mundo difícil e inestable, por lo que de momento no miro mucho al futuro y lo seguiré haciendo como pueda porque me divierte un montón”, cuenta el tuitero.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!