Si nuestra candidata asesinó, fue por algo

A estas horas, el portavoz de un partido del Gobierno está condenado por acusar de violación a un hombre que fue asesinado. La actitud en la vida pública de este portavoz es tal que esa declaración suya no es la más grave que ha hecho; probablemente, ni siquiera esté entre las primeras. Pablo Echenique, como se llama el portavoz, no es solo esa condena, sino una atmósfera muy concreta. Y sólo en esa atmósfera que fomenta la hostilidad, la mentira y el señalamiento —véase la web creada por Echenique, La última hora— puede medrar alguien como él. Hace un año, dijo que Maite Pagazaurtundúa no podía dar un mitin en Rentería porque, al hacerlo, incendiaba la convivencia. Es decir, Pagazaurtundúa no podía hablar en los lugares en los que pudo haber sido asesinada porque, ella, destruía la paz. Que por esas declaraciones un tribunal no dicte sentencia, afortunadamente, no quiere decir que sean menos graves, ni igual de graves, que por las que sí.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!