«Si el PSOE no acepta nuestra oferta, nosotros nos abstendremos»

Diez minutos no son un lapso de tiempo suficiente para decidir si enviar al país a las cuartas elecciones generales en cuatro años. Esa es la máxima que defiende Unidas Podemos y que ayer aireó el líder de la coalición, Pablo Iglesias, para afear al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, su drástico portazo –vía telefónica– a la última oferta de coalición «de prueba» que proponen sus socios.

«Creo que Pedro Sánchez debería llamarme a La Moncloa y buscar una solución. Ojalá reflexione, porque a nadie se lo han puesto tan fácil en este país para gobernar con 123 diputados», expresó el líder de morado en La Sexta. PSOE y Podemos tienen desde hoy 72 horas para llegar a un acuerdo de Gobierno.

Iglesias asistirá el martes a las 12.15 horas a la ronda de consultas con el Rey y lo que le transmita será determinante para que se celebre una investidura o no. Según adelantó él mismo ayer, si Sánchez no acepta su última oferta de Ejecutivo «evaluable» al año, se volverán a abstener como hicieron en la investidura de julio: «Nos abstendremos, igual que hicimos en las anteriores sesiones de investidura, para tender la mano a Sánchez».

«Sectores del PSOE dispuestos»

Anteayer le bastaron diez minutos al presidente en funciones, revelaron fuentes socialistas, para rechazar la rebajada oferta. «Le propuse un Gobierno de coalición que garantice que llegamos con una mayoría a los Presupuestos Generales del Estado y si después de aprobarlos Sánchez entiende que no ha funcionado nosotros nos salimos garantizándole la estabilidad de la legislatura», repetía ayer Iglesias. «La oferta es muy generosa y me consta que muchos sectores del PSOE estarían dispuestos a aceptarla», reveló después.

El líder de Podemos aprieta a Sánchez para reunirse con él cara a cara, algo que el socialista evita desde la investidura fallida de julio. Desde Podemos insisten en que ellos seguirán negociando hasta «el último momento» para evitar elecciones el 10 de noviembre. Persistencia que también es parte de su juego, arrinconar a Sánchez y resaltar las debilidades de su estrategia.

Loading...

Alguien de confianza de la cúpula de Podemos aseguraba ayer desde el norte de España que están dispuestos a seguir rebajando su oferta para llegar a un acuerdo. Aunque insistía en que no renuncian a la coalición y no les apoyarán gratis. Luego, Iglesias trasladó el mismo mensaje en televisión. «Nosotros por responsabilidad de Estado y para garantizar la estabilidad estamos dispuestos a hacer una propuesta que no es justa para nosotros», expuso.

También el coordinador federal de Izquierda Unidas, Alberto Garzón, aseguró ayer que un «queda tiempo» para un acuerdo y pidió a Sánchez «un último esfuerzo» en negociación cara a cara entre Iglesias y Sánchez, según informaron desde IU.

«Esto no es un mitin»

Momento que además aprovechó el líder de Podemos para reprochar a la ministra portavoz, Isabel Celaá, su tono partidista en la rueda del Consejo de Ministros: «Que el PSOE utilice las instituciones del Gobierno para soltar consignas no es serio», reprochó después de que Celaá tildase de «absurda» su oferta. «Esto no es un mitin», abundó.

Por otro lado, el secretario general de Podemos consideró que el Rey debería de actuar como «árbitro» para atraer a Sánchez hacia el Gobierno bicéfalo. «El Rey debería hacer entender a todos los candidatos y en particular al que tiene más apoyos que la coalición es una vía para dar estabilidad al sistema parlamentario». Si nada cambia de aquí al martes, Unidas Podemos le trasladará a Felipe VI su abstención.

De ir a las urnas, Iglesias adelantó que será candidato y que ya no asumirá «ningún veto» del PSOE. También admitió que de obtener un mal resultado pondrá su «cargo a disposición de los órganos y los inscritos de Podemos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!