ShowMatch 2019: luego de su separación, Cinthia Fernández empezó terapia

Cinthia Fernández y Martín Baclini Crédito: Prensa LaFlia

El problema de forjarse una carrera mediática es que todo pasa por la pantalla. Los momentos buenos, los no tanto, los amores, las reconciliaciones y el adiós. Todos y cada uno de esos estadíos atravesó y atraviesa la pareja de Cinthia Fernández y Martín Baclini. Pero con un plus: si bien la unión se rompió, en el plano profesional los mantiene unidos el Bailando 2019.

Difícil llenar la pista de química, compañerismo y buena onda cuando la procesión va por dentro, pero cada uno decidió encararlo a su manera, aún cuando estas sean muy diferentes. «Desde que lo hicimos público estamos mejor los dos. Estoy feliz porque sé que estamos pasando un momento diferente», contó Martín. Su ex, en cambio, no ve las cosas de manera tan optimista: «A los ensayos venía diciendo que era feliz, y a mí más bronca me daba. Venía tan contento que se ponía a imitar a los personajes del Bailando. Y yo, en cambio, empecé terapia».

«Cuando uno pasa un duelo es un buen momento para reflexionar -se justificó Baclini en modo pastor televisivo de medianoche-. Uno aprende del dolor, no del éxito. Una separación no es un fracaso, es una oportunidad. Celebremos la vida porque vale la pena. Bienvenido el dolor, porque de ahí podemos partir hacia una verdad más profunda».

Ángel de Brito no les creyó nada, y dijo: «Los veo tensos, a Cinthia se la ve más nerviosa». Algo que ella reconoció: «Es que trato de ponerle onda, para que la gente en la casa no diga: ‘Ahí viene la llorona'». Y en esa línea de reírse en vez de llorar, de paso contó que ya tiene nuevos admiradores; eso sí, un tanto extraños. «Me mandaron una maceta gigante. Me la dejaron con muchas rosas en la guardia del barrio y no la puedo mover. Cero glamour». Y aun peor fue la respuesta de Baclini cuando ella le preguntó si había sido él: «Flores te voy a llevar al cementerio, yo no le mando flores a nadie». Punto para abajo.

Si para él no fue una gran noche en lo personal, tampoco lo fue en lo profesional. Martín se perdió en medio de la coreografía, y se notó demasiado. Y así lograron entre jurado y BAR apenas 4 puntos. Florencia Peña cerró su devolución con un muy acertado consejo para la participante: «Una buena táctica para desenamorarte es mirar el video de lo que hizo este señor hoy». Y tenía razón.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!