Segway deja de fabricar su icónico patinete eléctrico de dos ruedas | Innovación

El invento que prometía cambiar la forma de desplazarse para siempre ha tardado solo 19 años en desaparecer. En 2001, el empresario Dean Kamen anunció el lanzamiento de un dispositivo de transporte personal de dos ruedas llamado Segway, que acabaría convirtiéndose en uno de los precursores de los patinetes eléctricos actuales. El funcionamiento era sencillo: inclinarse hacia delante para avanzar, hacia atrás para frenar y girar el manillar para cambiar de dirección. Kamen, que tardó una década en desarrollarlo, aseguró entonces que iba a ser “para el coche lo que el coche fue para los carros de caballos”. El mes que viene, la compañía dejará de producirlo.

La fábrica que actualmente produce los Segway en Estados Unidos cerrará el próximo 15 de julio, según recoge Fast Company. Esta decisión implica el despido de 21 empleados, mientras que otros 12 seguirán trabajando para ofrecer soporte y garantía a los clientes que todavía tienen uno de los patinetes, según el mismo medio.

El éxito del Segway ha ido desinflándose con el paso de lo años. Su punto álgido fue incluso antes de lanzarlo, cuando la expectación creada era máxima. Steve Jobs aventuró que sería un invento más grande que los ordenadores y fue el producto más publicitado desde el Mac de Apple. Pero lo cierto es que el Segway nunca vendió millones de unidades y, solo ocho años después de su lanzamiento, su creador vendió la compañía, que volvió a cambiar de manos en 2015. De la promesa de conquistar las ciudades, pasó a ser utilizado exclusivamente por turistas y personal de seguridad.

Aunque la compañía dejará de fabricar el Segway PT (el último modelo disponible) próximamente, sigue apostando por vehículos basados en el autoequilibro que inspiró su creación. La empresa tiene más de 1.000 patentes activas solo en tecnologías de autoequilibrio, que se utilizan en motos, hoverboards y otros dispositivos de movilidad que la compañía tiene en proceso de fabricación. El Segway original condujo directa o indirectamente a estas otras variedades de vehículos autoequilibrados. Pero el original no evolucionó demasiado a lo largo de los años para seguir atrayendo al público.

Estos cambios no se produjeron, en parte, porque funciona bien. Judy Cai, presidenta de Segway, explicó durante el anuncio del cese de actividad que el patinete está diseñado con varios sistemas que lo mantienen operativo incluso si algunos componentes fallan, lo cual es bueno para los usuarios, pero no para una empresa que necesita vender nuevas unidades año tras año. 

Como consecuencia de este declive, durante los últimos años, la compañía china Ninebot, actual responsable de la fabricación del patinete, ha abierto la gama de producción y ofrece también motos y patinetes eléctricos y sillas de ruedas. Precisamente las sillas de ruedas fueron el origen del Segway. Después de desarrollar una que incorporaba giroscopios autobalanceados (los dispositivos que hacían posible mantener el equilibrio encima del aparato en reposo), el equipo de ingeniería de Kamen pensó que podían reutilizarse para crear un dispositivo para desplazarse por la ciudad con éxito. Pero no.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!