Seguros exigirá un test de riesgo a los fondos de pensiones de empresa | Mercados

Ni Europa ni Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Economía, quieren problemas con los fondos de pensiones de empleo, los promovidos por las empresas para sus empleados y que suman más de 34.000 millones en España. Estos productos deberán realizar un autotest para detectar sus riesgos y han de tener listos los resultados en febrero, para enviárselos en el acto a su supervisor, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), según una norma publicada el viernes en el BOE.

Los test de estrés de la banca son famosos desde 2009, cuando los supervisores europeos, ante el estallido de la Gran Crisis Financiera, quisieron tomarle la medida a las carencias de las entidades. La UE ha aprendido la lección y ha decidido que también los fondos de pensiones de empleo den cuentas periódicamente sobre sus riesgos. Cuentan con más de 2,5 billones de euros y su número de partícipes supera los 75 millones.

No ha ocurrido ningún gran escándalo, es exclusivamente por prevención. Además, esta especie de examen no será externo, sino que lo ejecutará la propia gestora del plan de empleo, con la participación de la comisión de control, formada por representantes de la empresa y de los trabajadores. El objetivo es que “las posibles vulnerabilidades en relación con la sostenibilidad del plan de pensiones puedan comprenderse adecuadamente y debatirse con las autoridades competentes”, explica la directiva comunitaria que la norma traspone.

El contenido de la autoevaluación debe estar listo a inicios del próximo febrero y enviarse en 15 días a la DGSFP. La gestora deberá documentar cómo toma las decisiones, ella misma se pondrá nota en la gestión de riesgos, explicará cómo controla la política de inversión y cuáles son sus métodos para detectar y evaluar los peligros a los que la cartera pueda estar expuesta.

La evaluación se queda

El de inicios de 2021 será el primer test, pero habrá muchos más, puesto que la normativa comunitaria obliga a que se efectúe al menos cada tres años y siempre después de que se produzcan cambios significativos en el perfil de riesgo del producto. Economía, en una regulación previa de este año en la que ya exponía la necesidad de que estas carteras realizaran la autoevaluación, avisa también de que el resultado del examen ”se tendrá en cuenta en las decisiones estratégicas del fondo”.

Los fondos de pensiones de empleo no tienen en España tanta penetración como en el resto de Europa. De hecho, los individuales –los que contrata directamente el ahorrador en una sucursal bancaria, por ejemplo– sumaban más del doble de dinero a cierre de junio. Son 76.519 millones, de euros frente a 34.511 millones, según los datos de Inverco, la asociación española de fondos de inversión y de pensiones. Curiosamente, la obligación de realizar una evaluación interna solo se aplica a los fondos de empleo, no a los individuales.

La regulación europea avisa de que los fondos de pensiones deben incluir, si procede, los riesgos relacionados con el cambio climático, la utilización de los recursos, el medioambiente, los riesgos sociales y los vinculados a la depreciación de los activos debido a la modificación de la reglamentación.

La normativa, en vigor desde el pasado sábado, también incluye cambios cruciales para el inversor. Este, en principio, no recibirá la evaluación interna, pero sí mucha otra información. La gestora le enviará una declaración de la estrategia de inversión a largo plazo, que contendrá información sobre su hoja de ruta en cuanto a inversión en Bolsa y cómo esta es coherente con el perfil y la duración del fondo y la manera en que contribuye al rendimiento.

Esta obligación, ya aplicable a los fondos de pensiones individuales y a los fondos de inversión, se exige también ahora a los fondos de pensiones promovidos por las empresas. Así, “se informará de los indicadores clave y métricas del desempeño considerados y de los resultados de sus evaluaciones y mediciones ambientales, sociales y de buen gobierno en los que fundamentan su política de implicación”.

Dinero en la jubilación

Lo más novedoso de todo está en que los planes de pensiones de empleo deberán enviar al menos anualmente una ‘‘declaración de las prestaciones de pensión’’, con información sobre las previsión del dinero que recibirá en el momento de su jubilación. Además, si las previsiones de la pensión se basan en estimaciones económicas, el partícipe recibirá un cálculo con el mejor de los casos estimados así como una estimación desfavorable. Con todo, la DGSFP regulará a través de circular cómo deben hacerse de manera precisa estos cálculos.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!