Se venden canciones al mejor postor

Cada pocos días, llega la noticia de que una estrella del rock o del pop ha vendido su cancionero. Neil Young, por ejemplo, acaba de enajenar el 50 % de sus 1.180 composiciones al Hipgnosis Songs Fund, una empresa británica —cotiza en la Bolsa de Londres— especializada en gestionar los derechos de grandes catálogos musicales. Para conseguir su firma, aseguran que se han desembolsado 150 millones de dólares (unos 124 millones de euros).

Seguir leyendo

Michael Jackson vivía gracias a los catálogos ajenos

La más celebrada adquisición de un catálogo editorial fue la compra de ATV, que incluía el repertorio de los Beatles, por Michael Jackson. Un golpe maestro que dejó frustrados a otros aspirantes a hacerse con ese tesoro, como Richard Branson o Paul McCartney. Posteriormente, Jackson se asoció con la editorial de su discográfica en Sony/ATV Music Publishing, multiplicando su inversión. Los ingresos de Sony/ATV permitieron que Michael Jackson mantuviera la solvencia en el siglo XXI. Cuando dejó de ir de gira, Michael no redujo sus gastos; sus complicaciones judiciales le obligaron a desembolsar millones. Entró en números rojos y debió hipotecar su famoso rancho, Neverland, y pedir préstamos a Sony. Ya en modo paranoico, se convenció de que la compañía quería arruinarle para quedarse con su mitad de Sony/ATV. Intentaba evitarlo con el espectáculo ‘This is it’, cuando le llegó la muerte.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!