Scorsese lamenta la pérdida del 90% del cine mudo estadounidense | Cultura

El director y productor estadounidense Martin Scorsese reivindicó ayer el legado cinematográfico desde sus inicios y lamentó que «más del 90%» de las películas estadounidenses de la época del cine mudo se hayan perdido, por lo que instó a preservar todas las que aún se pueda.

«Llegamos tarde, pero aun así tenemos que preocuparnos y cuidar lo que nos queda», señaló el autor de Taxi Driver y Uno de los nuestros, quien en 1990 fundó The Film Foundation, una organización sin ánimo de lucro encomendada a la preservación y restauración de documentos cinematográficos.

Scorsese fue anoche el conferenciante de la 42º edición del Discurso Jefferson para las Humanidades en Washington, un evento celebrado anualmente por el Gobierno estadounidense con el fin de reconocer a destacados «comunicadores de los conocimientos y la sabiduría de las humanidades».

«No podemos saber hacia dónde vamos sin saber de dónde venimos. No podemos dejar que el cine se trivialice y se pierda su pasado», alertó el cineasta al público reunido en el Centro Kennedy para las Artes de la capital de EE.UU., quien ahondó en las variadas lecturas y comprensiones de cada filme en distintas épocas.

«Miremos, por ejemplo, a Hitchcock. No se comprendió la importancia de su obra para la historia del cine hasta que llegaron los franceses de la nouvelle vague en la década de los sesenta. Entonces se le revaloró», recordó Scorsese en un discurso cargado de referencias a la historia del séptimo arte.

«O, por ejemplo, hasta el año pasado, Ciudadano Kane de Orson Welles había ocupado ininterrumpidamente durante cinco décadas el puesto número uno como mejor película de la historia según la prestigiosa lista del British Film Institute elaborada a partir de encuestas a críticos de todo el mundo. En 2012, «Vertigo» de Hitchcock -producida en 1958- la desbancó», apuntó el director.

Para Scorsese, ejemplos como estos demuestran cuán sujetas están las interpretaciones de los filmes a cada tiempo y, por tanto, abundan en la necesidad de preservar y cuidar de un legado cinematográfico en franco peligro a causa del deterioro que, con el tiempo, sufren las películas de celuloide.

«Las películas no están hechas de piedra», insistió el director de Toro salvaje y The Departed, para apuntar después a la tecnología digital como herramienta útil en las tareas de preservación y restauración de películas antiguas.

En este mismo sentido, Scorsese, director y productor a lo largo de su carrera de hasta una cincuentena de títulos, emplazó a la gente del cine a aceptar con ilusión los cambios tecnológicos que está sufriendo la industria: «Si pasamos mucho tiempo lamentándonos por lo que se ha marchado, nos perderemos la emoción de lo que viene», remachó.

El director italoamericano recibió 10.000 dólares como premio por haber sido elegido conferenciante de la presente edición del Discurso Jefferson para las Humanidades y se sumó así a una larga lista de figuras entre las que se encuentran el periodista Tom Wolfe, el dramaturgo y guionista Arthur Miller y la escritora Toni Morrison, entre otros.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!