Sandwich de atún y queso fundido (Tuna melt)

Hay un placer innegable en un bocado de pan tostado crujiente con queso fundido. Muchos platos del mundo se construyen en torno a esa combinación y otros tantos sandwiches lo utilizan como base. Es el caso de los melt (derretido), un tipo de sándwich caliente que lleva pan, queso fundido y otro ingrediente protagonista, que puede ser de origen vegetal o animal.

En el caso del tuna melt, como su nombre bien indica (tuna = atún), el ingrediente en cuestión es el atún en conserva. Para no incorporarlo tal cual sale de la lata, pues el resultado sería un sándwich más seco que el aire de Madrid en verano, se mezcla con mayonesa, mostaza, algunos encurtidos, chalota y hierbas. La mayoría de las recetas indican que el sándwich debe tostarse cuando ya está montado, bien en la plancha o bien en el horno. A excepción de la empanada y pocos platos más, no soy muy entusiasta de calentar el atún de lata, por lo que aquí tostamos el pan con el queso y luego le añadimos el atún. Así creamos también un contraste de temperaturas interesante.

Los sándwiches son una opción muy socorrida para un almuerzo o cena rápida, para cuando tenemos pocas ganas de cocinar o para meter en la mochila si comemos fuera. Sin embargo, cuidado, el tuna melt no cumple la última función. Este no es un sándwich apto para llevar a la playa o al monte por dos motivos: uno, la gracia es comerlo recién hecho; y dos, muy importante, no hay necesidad de invitar a la Salmonella y sus coleguitas a la fiesta. Como decía nuestra querida Roser: no, no, no y punto.

Dificultad

La de encontrar un pan de molde decente.

Ingredientes

Para dos sandwiches grandes

Preparación

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!