Sánchez, o el arte de la rectificación

En la trayectoria pol√≠tica de Pedro S√°nchez hay un componente importante de √©pica. Su historia tiene como epicentro la defenestraci√≥n como l√≠der del PSOE despu√©s de dos a√Īos de mandato en que los dirigentes de su partido no quer√≠an que fuese m√°s que una marioneta. La recuperaci√≥n meses despu√©s del poder org√°nico en unas primarias constituye el punto de inflexi√≥n de una carrera que se consideraba amortizada. Un a√Īo despu√©s se convert√≠a en presidente del Gobierno. En los cuatro a√Īos y medio que discurren desde su aparici√≥n en la escena pol√≠tica nacional hasta el d√≠a de hoy se escribe una historia de poder, traici√≥n y mentiras. Es la conquista del poder, su intento por preservarlo, lo que explica todo en S√°nchez, marcado en su forma de hacer pol√≠tica por ese primer mandato en el que sent√≠a que todos quer√≠an levantarle la silla.

Mantener el cargo, recuperarlo y convertirse en presidente. Poder, poder y poder. Y en esa evolución personal discurre en paralelo, retroalimentándose, una conversión ideológica. Esa batalla por cumplir sus objetivos le ha llevado a bailar con la contradicción y la rectificación como modo de hacer política. Tanto en cuestiones concretas como en todo un cuerpo ideológico que está en entredicho.

¬ŅQui√©n es realmente Pedro S√°nchez? En julio de 2014 ganaba las primarias del PSOE para suceder a Alfredo P√©rez Rubalcaba en la secretar√≠a general. Lo hac√≠a esencialmente gracias al apoyo del PSOE andaluz de Susana D√≠az y otras figuras que quer√≠an evitar que el partido cayera en manos de Eduardo Madina.

Pablo Iglesias, el enemigo

De ese candidato de estilo socio liberal hubo buena muestra en los primeros compases de su mandato a cuenta del gran debate que ha marcado los √ļltimos a√Īos al socialismo espa√Īol: ¬ŅC√≥mo relacionarse con Podemos? Al inicio de su primer mandato lo ten√≠a muy claro. Septiembre de 2014, discurso ante el Comit√© Federal: ¬ęNosotros ni PP, ni populismos¬Ľ. Durante una entrevista en televisi√≥n ese mismo mes: ¬ęNi antes ni despu√©s el PSOE pactar√° con el populismo. El final del populismo es la Venezuela de Chavez. La pobreza, las cartillas de racionamiento¬Ľ. Unos meses despu√©s, en enero de 2015, durante un acto de partido, S√°nchez segu√≠a firme: ¬ęPablo Iglesias, el de Podemos, que hace de la mentira su forma de hacer pol√≠tica¬Ľ.

Tras las municipales y auton√≥micas de 2015, S√°nchez encontr√≥ en los acuerdos con Pablo Iglesias el modo de aumentar el poder institucional del PSOE pese a haber obtenido unos resultados muy pobres. Una primera enmienda a sus propios compromisos que sin embargo no enmend√≥ por completo lo que S√°nchez pensaba de Podemos. En septiembre de 2015 la pregunta era con qui√©n estar√≠a dispuesto a pactar S√°nchez. As√≠ respond√≠a cuando se le pregunt√≥ por si pactar√≠a con Pablo Iglesias: ¬ęBueno, vamos a ver, pactar con Podemos, ¬Ņy por qu√© no pactar con Ciudadanos?¬Ľ. Aquel d√≠a se refiri√≥ a Rivera como ¬ęla derecha moderada¬Ľ con ¬ęla que pod√≠a entenderse¬Ľ. Tras el 20-D efectivamente firmaron su acuerdo insuficiente y reforzaron la lealtad entre los dos partidos para tratar de sumar apoyos.

Loading...

Solo tras la repetici√≥n electoral y viendo el distanciamiento de Rivera y con Iglesias lami√©ndose las heridas del fallido ¬ęsorpasso¬Ľ, S√°nchez empez√≥ a priorizar el pacto con Podemos. Pero nunca se atrevi√≥ a explorar seriamente la posibilidad de ir a una investidura de su mano y buscar el apoyo independentista. Su defenestraci√≥n en octubre de 2016 en aquel Comit√© Federal lo cambi√≥ todo.

Tras dejar su esca√Īo en el Congreso reaparec√≠a en La Sexta en una entrevista: ¬ęNo estoy muerto, aqu√≠ sigo¬Ľ. Nadie lo crey√≥. Pero ese d√≠a S√°nchez estaba madurando su vuelta, y anunciando la enmienda de sus principios, o al menos a las posiciones hasta entonces mantenidas. El camino que le ha llevado a la presidencia: ¬ęMe equivoqu√© al tachar a Podemos de populista¬Ľ . ¬ęEl PSOE tiene que trabajar de t√ļ a t√ļ con Podemos¬Ľ. Primer paso. ¬ęEspa√Īa es una naci√≥n de naciones¬Ľ. ¬ęCatalu√Īa y Euskadi son naciones dentro de Espa√Īa¬Ľ.

Giro a la izquierda. Y adi√≥s al candidato que hab√≠a aparecido con la enorme bandera de Espa√Īa en su proclamaci√≥n como candidato a la presidencia (junio de 2015) y pactado despu√©s con Albert Rivera. En su carrera por recuperar la secretar√≠a general todo fue muy simb√≥lico, con La Internacional y el pu√Īo en alto para cerrar los actos. Pero lo m√°s relevante de su programa por recuperar Ferraz fue que incluy√≥ la apuesta por una reforma constitucional para ¬ęperfeccionar el reconocimiento del car√°cter plurinacional del Estado apuntado en el art√≠culo 2 de la Constituci√≥n¬Ľ.

Plurinacionalidad y 155

Tras recuperar Ferraz la plurinacionalidad tard√≥ poco en salir de los discursos del secretario general. Pocos meses despu√©s de recuperar el puesto y entre sumas cautelas y patinazos de sus portavoces S√°nchez empezaba a negociar con Mariano Rajoy el c√≥mo, cu√°ndo y el cu√°nto de la aplicaci√≥n del art√≠culo 155 de la Constituci√≥n. S√°nchez se enfund√≥ ese traje y lo luci√≥ un tiempo, explay√°ndose contra Quim Torra de un modo que ni Rajoy lo hac√≠a. 21 de mayo de 2018. Apenas una semana antes de plantear la moci√≥n de censura: ¬ęTorra no es m√°s que un racista al frente de la Generalitat de Catalu√Īa. Tan ultraconservadores y racistas son las declaraciones de VOX como las declaraciones y escritos de Torra¬Ľ . En aquella rueda de prensa en Ferraz se le pregunt√≥ por la eventual aplicaci√≥n de un nuevo art√≠culo 155: ¬ęTodos los escenarios est√°n encima de la mesa¬Ľ, asegur√≥. Y fue m√°s lejos al asegurar que ¬ęel objetivo y la naturaleza ser√° diferente¬Ľ, apuntando a una mayor extensi√≥n y dureza.

Apenas diez d√≠as despu√©s, en su discurso durante la moci√≥n de censura, todo hab√≠a cambiado y S√°nchez cuestionaba ¬ęla tentaci√≥n en la que siempre ha incurrido la derecha espa√Īola de hacer del debate territorial un campo de batalla en el que dirimir intereses partidistas y electorales¬Ľ. Propon√≠a como pilar de su Gobierno ¬ęrestablecer los puentes con todas y cada una de las Comunidades Aut√≥nomas, y sentar las bases que nos permitan normalizar las relaciones e iniciar el dialogo entre el Gobierno de Espa√Īa y el nuevo Govern de Catalu√Īa¬Ľ.

El resto es historia. Pedro S√°nchez alcanz√≥ el Gobierno de Espa√Īa de la mano de Podemos, el PNV y el independentismo catal√°n. La operaci√≥n que menos de dos a√Īos antes, m√°s bien solo su posibilidad, hab√≠a movido al aparato del PSOE a forzar su salida. Pero tras su victoria en las primarias el nuevo PSOE que ha construido Pedro S√°nchez es muy diferente. Sin que pueda articularse ning√ļn movimiento de oposici√≥n. En menos de cinco a√Īos S√°nchez ha ido y ha vuelto. Primero fue el candidato moderado, luego el que apostaba por pactar con Podemos, m√°s tarde el que hac√≠a bandera del 155 y poco despu√©s el que accede al Gobierno dependiendo del voto de los independentistas y deja abierta la puerta a la concesi√≥n de los indultos que hace un a√Īo despreciaban.

La pregunta parece evidente y es leg√≠tima. ¬ŅVolver√° S√°nchez a cambiar si es preciso? Quienes le conocen aseguran que el tablero pol√≠tico se ha reposicionado de tal modo que la √ļnica opci√≥n es la del Gobierno de izquierdas. ¬ŅPero qu√© suceder√° si tras las elecciones generales, como apuntan las encuestas, es la suma con Ciudadanos la que le da de modo m√°s sencillo una mayor√≠a absoluta? Ni S√°nchez ni Rivera han mostrado hasta ahora problema en cambiar de opini√≥n si era preciso.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *