Sánchez busca liderar cualquier reacción

Aceptando el principio básico de independencia judicial todos los partidos políticos han hecho su apuesta de cara a este juicio. La sentencia marcará sin duda la campaña electoral. La gestión de la sentencia será clave para el Gobierno en funciones, que se juega la reelección en menos de un mes y que lo hará después de haber endurecido su discurso respecto a la cuestión catalana.

¿Afectará a la campaña electoral?

Todos los partidos dan por hecho que a partir de este lunes empieza otra campaña. En el Gobierno tiene muy claro que será el asunto central de aquí al 10 de noviembre. Pedro Sánchez ha venido endureciendo su discurso al respecto y asegurando que intervendrá tanto para mantener el orden público como en caso de que se vulnere la Constitución. Pero también se ve obligado a hacer equilibrios y esta semana durante un mitin en Cataluña evitó hacer referencias en este sentido.

¿Afectará al post 10-N?

Si nos dirigimos a algún tipo de intervención del Gobierno en Cataluña será casi imposible que el PSOE pueda explorar acuerdos por su izquierda y con los independentistas. La única vía de acuerdo sería la que interpelase a PP, PSOE y Ciudadanos. Al margen de cómo pueda afectar lo que suceda tanto a PP, Ciudadanos y Vox.

Loading...

¿Qué escenario baraja el Gobierno?

En La Moncloa se da por hecho que nos dirigimos a un escenario de protestas que se prolongarán a lo largo de los días. Se expresa confianza en que los Mossos puedan hacer frente a esas protestas. Pero sí no lo hicieran intervendrán los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Si existe disturbios públicos que puedan afectar a los suministros básicos se podría aplicar la Ley de Seguridad Nacional. También se contempla la Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que establece que en una operación conjunta serán los mandos estatales «los que asuman la dirección de la operación».

¿Se puede aplicar el 155?

Este artículo queda reservado para vulneraciones de la Constitución y requiere un acto previo del parlamento catalán o la Generalitat. Se puede aplicar en funciones a través de la Diputación Permanente del Senado. El Gobierno estima que se tardaría unos diez días en poder aprobarlo.

¿Quién gana y quién pierde?

Con una sentencia que asuma la sedición y la malversación, el Gobierno entendería su apuesta, canalizada a través de la Abogacía del Estado, como un triunfo. Lo único seguro es que Sánchez, desde Moncloa, intentará capitalizar lo que sea. Centrado en liderar la gestión posterior. El presidente intentará liderar antes del 10-N tanto la reacción contundente como su apuesta por la vía del diálogo político con la Generalitat.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!