Rosalía de Castro ya tiene su estrella | Ciencia

“As estrelliñas todas que aló no espazo están, sorrindo nos miraban con soave craridá”. Cuando Rosalía de Castro escribía estos versos, y miraba a los astros, seguramente no imaginaba que su nombre terminaría haciéndose un sitio en ese firmamento. Pero los más de 13.000 votos que ha conseguido su candidatura la han puesto en la bóveda celeste, donde no estará sola. Rosalía pone nombre a la estrella HD 149143 y el planeta HD 149143 b que gira en torno a ella se llamará Río Sar, afluente del Ulla que discurre por la provincia coruñesa y que fue cantado por la escritora galega.

Hasta 112 países miembros de la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés) pudieron nombrar una estrella, de entre los más de 4000 sistemas exoplanetarios que conocemos, por votación popular en cada nación. En España, por detrás de la elegida quedaron Tirant y Carmesina, con más de 5.600 votos, y los nombres de los amantes de Teruel (Diego e Isabel), con más de 4.500 apoyos, según explica en una nota de prensa la Sociedad Española de Astronomía, que ha organizado el concurso en España junto al Planetario de Pamplona. En total, se emitieron desde España 34.179 votos para la docena de propuestas, donde Rosalía de Castro destacó notablemente con el 39% de las papeletas virtuales.

Todo forma parte del proyecto NameExoWorlds, con el que la IAU pretende acercar la astronomía al gran público, en este año como parte de las actividades de celebración de su centenario. La IAU es la organización encargada de poner nombres a los objetos celestes, que no están en venta, y que solamente en circunstancias muy especiales se abren a un proceso participativo, como con el actual aniversario de este parlamento astronómico mundial. En esta ocasión, los votos del largo centenar de campañas nacionales suman en total más de 780.000 votos en todo el mundo.

Junto a Rosalía de Castro y al Río Sar, otros de los nombres de estos sistemas de estrellas y exoplanetas son los perros mitológicos Bran y Tuiren, de Irlanda; Wadirum y Petra en Jordania; y los ríos Nakambé y Mouhoun, elegidos por Burkina Faso. Colombia también apostó por una temática literaria, con Macondo y Melquíades, en homenaje a los Cien años de soledadde García Márquez, como Polonia, son Solaris y Pirx en recuerdo de Stanisław Lem. Alemania nombró Mago y Neri a su pareja de estrella y exoplaneta, por la geografía etíope; Francia homenajeó a los dioses celtas Belenos y Belisama; Italia recuerda a los ríos mitológicos Flegetonte y Lete; EE UU apunta a ríos, los de Alaska Nushagak y Mulchatna; México tomó Axólotl y Xólotl, en lengua náhuatl; Argentina también recurrió a lenguas nativas, la moqoit, con Nosaxa y Naqaỹa; el Reino Unido eligió los nombres en gaélico Gloas y Cruinlagh; y Brasil optó por los indígenas Tupi y Guarani. La IAU había animado a que se usaran nombres en lenguas minoritarias y muchos países han ido en esa línea.

La estrella anteriormente conocida como HD 149143, situada en la constelación de Ofiuco, forma parte del ambicioso catálogo Henry Draper de estrellas, compilado a principios del siglo XX por la astrónoma Annie Jump Cannon y sus colaboradoras del Observatorio de Harvard. Cannon fue una defensora de los derechos de las mujeres (como Rosalía de Castro) sufragista y miembro del Partido Nacional de las Mujeres de EE UU. Rosalía de Castro es una estrella amarilla enana, similar a nuestro Sol, que se encuentra a 240 años luz de la Tierra. Es un poco más grande y masiva que nuestro astro. El planeta Sar, descubierto en 2005 por el observatorio francés de la Alta Provenza, es un planeta de tipo gigante gaseoso y su masa es al menos 1,33 veces la de Júpiter. La temperatura en la superficie de este gigantesco planeta es elevadísima, ya que se encuentra muy cerca de Rosalía de Castro y completa una órbita a su alrededor en tan solo cuatro días.

En 2015, en una votación que hacía rivalizar a candidaturas de distintos países, Cervantes se convirtió en una estrella junto a sus cuatro planetas: Quijote, Rocinante, Sancho y Dulcinea. La candidatura de Rosalía de Castro la presentó la Agrupación Astronómica Coruñesa IO, desde la que apostaron por llevar al cielo a la escritora gallega y al del río que da nombre a una de sus obras más destacadas (junto a Cantares gallegos y Follas novas): En las orillas del Sar. Ahora, como en aquel poema que escribió, ella es la estrella que está en el espacio, sonriendo con suave claridad.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!