Robo salvaje: una familia de jabalíes, un nudista y un ordenador portátil | Blog Mundo animal

Imagínese: una tarde estival, trinos de pájaros, una espesa arboleda, tumbado a la sombra como su madre le trajo al mundo, en perfecta comunión con la naturaleza, disfrutando de un paisaje idílico a orillas de un lago… ¿suena relajante, verdad? Pues así, en ese estado de ensimismamiento se debía encontrar un nudista alemán que además de la merienda decidió meter en el petate su portátil para tenerlo cerca en su jornada de picnic berlinés.

Pero la naturaleza es caprichosa y disfrutar de ella también implica cierto riesgo. El bañista se llevó un susto monumental cuando vio cómo una madre jabalí y sus dos rayones se hicieron en un tris con la bolsa, el ordenador y todas sus pertenencias. Lejos de quedarse parado y bajo la mirada divertida de decenas de personas que se encontraban en el paraje disfrutando del día, el hombre echó a correr a toda prisa sin una sola prenda de ropa en el cuerpo, con la intención de dar alcance a las bestias. 

Toda la escena, que ocurrió en el lago Teufelssee, una conocida zona de la capital alemana donde se permite el nudismo, fue fotografiada por  Adele Landauer, una experta en apoyo y motivación personal, que compartió las imágenes el miércoles pasado en sus cuentas de Instagram y  Facebook el viernes, describiendo al hombre como «un verdadero héroe».

«Una hembra de jabalí con dos crías salieron del bosque para buscar comida», escribió. «Muchos de nosotros nos asustamos, pero los jabalíes parecían pacíficos. Después de comerse una pizza sacada de la mochila de un hombre que estaba bañándose en el lago, fueron a buscar el postre. Encontraron una bolsa amarilla y decidieron llevársela», continuó.

El hombre se rio cuando vio las fotografías y dio permiso para compartirlas en redes sociales, según la entrenadora.

«Todos le adoramos […] y cuando volvió con su bolsa amarilla en la mano, aplaudimos y le felicitamos por su éxito», relató.

La autora de las imágenes se mostró sorprendida por la repercusión que tuvieron sus fotos, que están siendo desde hace días material viral en Internet. «Por supuesto, estaba totalmente sorprendida, nadie se espera tanto interés», declaró.

Sin duda, los animales, como en muchos otros lugares turísticos —ocurre frecuentemente con los osos en Yosemite, en California, donde se pide a los turistas que guarden la comida en cajas metálicas proporcionadas por el parque natural—, han aprendido que las jornadas de esparcimiento de los humanos suponen una oportunidad para encontrar comida fácil y apetitosa. En este caso, los cálculos de la madre y sus jabatos fallaron: el botín resultó ser poco nutritivo.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!