Rivera llama a llenar las urnas para impedir «la resurrección del Gobierno Frankenstein»

Esta vez parece que Albert Rivera no va de farol y que su determinación a frenar a Pedro Sánchez es firme. El pacto postelectoral al que llegó con el actual presidente del Gobierno en la Legislatura fallida, a día de hoy, es imposible de repetir.

En el Congreso de los Diputados, después de que Sánchez haya anunciado que habrá elecciones generales el próximo 28 de abril, Rivera ha garantizado que Sánchez continúa siendo un «obstáculo» para los intereses de España y que tanto él como el PSOE deben «rectificar», pero, ha añadido, «desde la oposición». El presidente de Cs ha descartado así cualquier acuerdo con el PSOE para conformar un tándem con su partido, al margen de que quedasen fuera de la ecuación Podemos y los independentistas.

Rivera sí ha abierto desde ya la puerta a reeditar un pacto como el de Andalucía, con el PP y con Vox —aunque sigue haciendo hincapié en que a día de hoy es una formación extraparlamentaria—, pero ha pedido a los españoles que diriman cuál es la mejor opción para liderar la alternativa al sanchismo: si el PP o Cs.

Su propuesta, por el momento, pasa por «sumar» y no «dividir» entre izquierda y derecha, y superar así de paso la etapa del bipartidismo y del pasado, «hablando de Franco y del aborto». «No les quepa duda de que Sánchez intentará resucitar el Gobierno Frankenstein», ha alertado, y ha reivindicado que el futuro de la nación debe pasar por quienes la aman y no por quienes pretenden «liquidarla».

Rajoy debió convocar

La línea roja de Rivera, su cordón sanitario, es Sánchez, pero también los partidos independentistas. Y es que el presidente de Cs ha querido dejar claro que él nunca habría pactado con los soberanistas y que jamás concederá indultos si llega a la Moncloa. «Tenemos que ir a las urnas sabiendo si Sánchez va a conceder indultos», ha retado al secretario general del PSOE, después de apuntar que la convocatoria electoral llega «tarde», ya que, desde su punto de vista, era Mariano Rajoy quien debió llamar a las urnas el 24 de mayo de 2018 tras conocerse la sentencia de la primera fase de la Gürtel contra el PP.

Preguntado por si en el caso de obtener más votos que el PP llamaría a Santiago Abascal para conseguir su apoyo, ha pedido prudencia y ha rechazado aclarar si delegaría las negociaciones en los populares como ya hizo en Andalucía. Eso sí, ha apuntado que sí puede llegar a acuerdos puntuales con «ultraconservadores» y «populistas» —ha recordado que en esta Legislatura han coincidido en votaciones con Podemos—, pero que la pregunta que deben hacerse los electores es si desean «un gobierno constitucionalista o un gobierno Frankenstein».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!