Rem Koolhaas, un hombre de campo  | Babelia

Bien argumentado, el discurso de Koolhaas sobre el campo, se diluye a veces en su particular manera de exponer los temas, mezclando reflexiones sociales con hilarantes comparaciones arquitectónicas, fruto de su particular vinculación con la cultura pop. Aun así queda claro que para el holandés, el campo es en este momento lugar de optimismo y vitalidad. El campo es el futuro, el espacio para la invención y las oportunidades, las nuevas tecnologías y la naturaleza perfeccionada. Las estructuras agrícolas de Koppert Cress en Holanda -que él define como edificios “post-humanos”- o las oficinas principales de Tesla en el desierto de Nevada en EEUU son ejemplos de cómo en lo rural se pueden explorar y experimentar situaciones industriales con mayor libertad y creatividad que en las ciudades. La tesis de Rem Koolhaas queda bien clara: es en el campo donde más cambios y de forma más radical, se van a producir en el futuro. 

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!