Reig Jofre planea producir 700 millones de dosis de vacuna del Covid en Barcelona | Compañías

Reig Jofre quiere convertirse en un fabricante de referencia a nivel mundial de la futura vacuna frente a la pandemia de Covid-19, para lo que está trabajando en preparar unas nuevas instalaciones dedicadas al llenado de viales. El laboratorio catalán busca redirigir la planta que construye en Sant Joan Despí (Barcelona) como alternativa ante la escasez de capacidad industrial global para dar respuesta a la crisis sanitaria, explican fuentes del sector farmacéutico.

La nueva planta tendrá capacidad para convertirse en una de las mayores del mundo para afrontar la producción de una vacuna contra el virus SARS-CoV-2. En Sant Joan Despí está previsto que, al 100% de rendimiento, se puedan llenar entre uno y dos millones de viales al día, lo que le daría una capacidad de más de 700 millones de dosis al año. De esta forma, desde Barcelona podrían salir una porción significativa de las dosis necesarias a nivel global.

La patronal farmacéutica mundial Ifpma detalló recientemente que para hacer frente a la pandemia harían falta entre 12.000 y 15.000 millones de dosis, ya que aunque la población mundial se acerca a los 7.000 millones de habitantes, es previsible que sean necesarias dos dosis por persona. Aunque Ifpma calcula que los 3.000 millones de viales primeros deberían ser suficientes para los pacientes más vulnerables.

La construcción de la nueva instalación de Reig Jofre en Barcelona comenzó en 2019, a la que se dedica una inversión de 30 millones de euros. Se trata de una planta especializada en la fabricación de productos inyectables estériles. Desde el sector se ve como una excelente oportunidad para Reig Jofre contar con esta futura factoría, que actualmente se encuentra sin capacidad industrial contratada y que podrá dedicarse en exclusiva a una vacuna frente al coronavirus.

En España no hay laboratorios que produzcan los antígenos (materia proteica) de las vacunas, pero sí existen algunas instalaciones que pueden participar en el proceso final de fabricación mediante el llenado de viales. Por razones estratégicas para el país, el Ministerio de Sanidad y la Agencia del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) han comenzado a identificar diferentes opciones para la elaboración de las vacunas en territorio nacional. Como adelantó ayer Cinco Días, el departamento de Salvador Illa ha identificado instalaciones de llenado de viales como las de Reig Jofre y también de Laboratorios Rovi y del fabricante de genéricos Normon. Asimismo, valora con dos laboratorios veterinarios poder adaptar sus instalaciones a la producción de vacunas de uso humano.

La Aemps está en contacto con Reig Jofre para tratar la posibilidad de adaptar su futura factoría, a la que únicamente habría que dotar de capacidad de congelación adicional, según las mismas fuentes. Esa planta fue diseñada para producir vacunas y fármacos en viales para otras compañías. Sanidad podría dar la certificación para que comience a funcionar en el primer trimestre de 2021.

El laboratorio catalán ha comenzado a sondear a las multinacionales farmacéuticas que a nivel internacional están avanzando en el desarrollo clínico de la esperada vacuna frente al virus y que serían las que facilitarían la materia prima innovadora. Si los ensayos con humanos que ya realizan empresas como AstraZeneca, Curevac, Moderna, Novavax o Pfizer avanzan rápidamente, puede que alguna compañía necesite fabricar a partir de 2020, pero se espera que el grueso de la producción no llegue como pronto hasta el primer trimestre de 2021, coincidiendo con la apertura de la instalación de Reig Jofre.

Este laboratorio se fundó en 1929 y al frente se encuentra Ignasi Biosca Reig como consejero delegado y representante de la tercera generación de la familia que aún controla la compañía cotizada. Actualmente tiene una capitalización bursátil superior a los 225 millones y el pasado año logró una cifra de negocio de 148 millones. Además de la futura planta de Sant Joan Despí, cuenta con otra en Barcelona, dos Toledo (para antibióticos) y otra en Malmö (Suecia).

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!