Regresión

El nacionalismo catalán, con todas sus obsesiones y catálogo de ficciones, ha condenado a los fieles independentistas al estado de regresión. Esto es -según señala el psicoanálisis-, a un estado anterior del «yo» que, incapaz de adaptarse a la realidad, incurre en comportamientos infantiloides. Una regresión que, más allá de la fisiología, puede entenderse como un mecanismo de defensa.

El nacionalismo catalán -como el niño-, necesita defenderse y afirmarse frente a quien limita sus movimientos o deseos y por todo ello debe marcar un perfil propio negándose, por ejemplo, a aprobar los Presupuestos Generales del Estado -tanto da que sean austeros o expansivos y convengan o no a la ciudadanía catalana- si no se satisfacen sus apetitos.

Apetitos, en plural. Otros ejemplos de la vida cotidiana del niño nacionalista: no hay diálogo sin referéndum de autodeterminación, no hay pacto sin la libertad previa de los políticos presos y la vuelta de los fugados, no hay reunión con el Estado sino es a través de un vis a vis entre el Gobierno y el Govern, no hay investidura legítima del presidente de la Generalitat a menos que se haga por vía telemática, no hay control en el Parlament cuando se pueden perder las votaciones, no hay política lingüística sin deriva monolingüe en catalán o no hay protestas sin lacitos amarillos ni playas sin cruces amarillos. Oigan, una condena.

No es una broma. Que al niño mimado, o frustrado, no le den el caramelo que anhela implica que todos los ciudadanos de Cataluña -independentistas o demócratas- estén condenados a perder inversiones, a sufrir las consecuencias de índole diversa de unas reivindicaciones de carácter ilegal y antidemocrático o a soportar a un gobierno descontrolado que ni hace ni deja hacer. ¿Que hay quien se refocila, recrea y alegra con eso? Sí: el niño nacionalista del caramelo que no ha superado la etapa infantil. Los demás -la mayoría- a sufrir la condena. Señala el psicoanálisis que la regresión puede ser transitoria o crónica. Se verá.

Miquel Porta Perales

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *