Raúl de Tomás, el fichaje más caro de la historia del Espanyol | Deportes

El Espanyol, último clasificado en LaLiga, suma 14 goles en 19 partidos. Es el equipo que menos ha marcado. No es, en cualquier caso, el que menos ha rematado: 145, lo mismo que el Valencia y más que el Celta (139), Alavés y Valladolid (133). Sus delanteros han firmado cuatro (Wu Lei, dos; y Calleri y Ferreyra, uno) de los 14 goles. Un 28% del total. Los destituidos David Gallego y Pablo Machín se quejaron de la falta de gol, también Abelardo. La solución llegó para el técnico asturiano. Raúl de Tomás (25 años) es nuevo jugador del Espanyol hasta 2026. El club blanquiazul invirtió como nunca para fichar al delantero madrileño: 20 millones de euros más 2,5 en variables. Hasta ahora, el fichaje récord era el de Matías Vargas, que llegó el verano pasado a cambio de 10,5 millones.

No fue la primera vez que el Espanyol intentó fichar a Raúl de Tomás. En 2017 lo buscó pero el jugador formado en la cantera del Madrid acordó su incorporación como cedido al Rayo Vallecano, por entonces en Segunda. Antes ya había pasado por el Córdoba y el Valladolid. El atacante marcó 24 goles en 32 partidos y fue el goleador del equipo de Vallecas que consiguió el ascenso en la campaña 2017-2018. El curso pasado, en Primera, firmó 14 dianas en 33 duelos y el Madrid lo traspasó al Benfica por 20 millones. La misma cantidad por la que seis meses después regresa a LaLiga para intentar salvar al Espanyol.

Buscaba la entidad blanquiazul un delantero que conociera LaLiga. “Adaptación inmediata”, aseguraban en los despachos de Sant Adrià. De Tomás jugó siete partidos en la liga portuguesa y no marcó ningún gol. Pero su nombre se impuso al de Mariano, de 26 años, que este miércoles disputó en la Supercopa de España sus primeros minutos de la temporada con el Madrid. El Espanyol cambió sus reglas para poder invertir en este mercado de invierno. Necesitaba reactivar el grupo con refuerzos y el presidente Chen Yansheng tomó nota. En la última junta de accionistas de diciembre, el club aprobó una ampliación de capital de 50 millones de euros. Lo que le ha permitido aumentar el límite de la masa salarial impuesto por LaLiga en 12 millones (ha pasado de 68 a 80).

El Espanyol también ha cambiado su política de reinversión. En el verano, de cada traspaso el 50% se destinaba a la compra de un nuevo jugador, el 40% a pagar deuda y el 10% restante a mejorar infraestructura. Así se habían fichado a Matías Vargas (10,5) y Calero (ocho) después de desprenderse de Borja Iglesias (28) y Mario Hermoso (12,5). Ahora, el Espanyol busca otro delantero, un extremo y un central para completar la plantilla de Abelardo, que intenta conservar la categoría. Suma 11 puntos y está a cuatro del Celta que marca la línea de la salvación.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!