Ratifican la prisión para el kamikaze de la M-50 que acabó con la vida de un joven

MADRID Guardar

Kevin Cui, el kamikaze de la M-50 que acabó el 15 de septiembre con la vida de un joven de 20 años, continuará en la cárcel. Así lo ha confirmado la Audiencia Provincial, que ha ratificado para el chico, de 24 años, la prisión provisional comunicada y sin fianza, desestimando el recurso presentado por su defensa.

El abogado Alberto López recurrió el auto por el que se ordenaba el ingreso en la cárcel de Cui, acusado de homicidio doloso, basándose en que no tenía intenció de causar la muerte y alegando arraigo familiar y laboral para descartar el riesgo de fuga. La Sección 23 del Tribunal entiende ahora lo contrario y expone que la medida de privación de libertad ordenada por el juzgado de Instrucción número 5 de Coslada se ajusta a derecho, ya que los delitos que se le imputan a Cui «son graves y llevan aparejada penas graves, por lo que el riesgo de fuga es evidente y palmario», indica la resolución.

Asimismo, señala que la medida de privación de libertad resulta conveniente «para evitar la ocultación, destrucción o alteración de pruebas» mientras continúe la investigación que se está llevando a cabo para esclarecer el accidente.

Los hechos ocurrieron en el kilómetro 25, a la altura de Coslada. Cui circulaba en sentido contrario a 200 kilómetros por hora y bajo los efectos del alcohol. Cuando se le hicieron las pruebas dio positivo, triplicando la tasa. Los testigos aseguraron durante las vistas orales celebradas que vieron cómo frenó en seco y cambió intencionadamente de sentido «poniendo en riesgo con absoluto desprecio la vida de varios conductores», dice el auto de la Audiencia Provincial, hasta chocar contra el vehículo de la víctima «que murió en el acto debido al brutal impacto».

Víctor López, el joven que murió por culpa del kamikaze de la M-50
Víctor López, el joven que murió por culpa del kamikaze de la M-50

El choque se produjo de forma frontal y los vehículos quedaron reducidos, prácticamente, a hierros. Los Bomberos tuvieron que rescatar del interior del turismo a Víctor López, el joven que perdió la vida y que en esos momentos se dirigía a trabajar. Tras el siniestro, Cui sufrió un traumatismo en un brazo y estuvo unos días en el hospital custodiado por la Guardia Civil.

«La relevancia de la gravedad del delito resulta innegable, tanto por el hecho de que a mayor gravedad de los hechos y de la pena, más intensa cabe presumir la tentación de la huida», recalcan los jueces, que también confirman la medida cautelar de privación del permiso de conducir.

La Guardia Civil, por su parte, trata de dilucidar si el acusado estaba manipulando el móvil en el momento del suceso, antes de parar en el arcén y girar para conducir en sentido contrario. Los agentes se centran en investigar las comunicaciones del terminal. Los datos que se obtengan serán cruciales para apuntalar de forma definitiva la tesis del fiscal acerca de la intencionalidad del homicidio. Tanto la fiscal como la abogada de la acusación particular le imputan homicidio doloso, lo que implicaría una pena de 15 años de cárcel y que sea juzgado por un Jurado Popular. Mientras tanto, la familia de Víctor continúa recabando firmas en la plataforma change.org para que se endurezcan las penas para los conductores que provocan muertes al volante, una petición que ya cuenta con más de 145.000 rúbricas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!