¬ŅQu√© sab√≠an los √°rabes de Canarias antes de la Conquista?

El supuesto conocimiento de las islas Canarias por los √°rabes en la antig√ľedad no era un asunto aislado. Autores como Gezair Aljalidat, Gezair Alseada, Masudi, al-Bakri, Ibn Tathima o Ibn Said, Idrisi, Abulfida, Dimaski o Abulfida expresaban la importancia por ser √ļltimo punto conocido de Occidente y etapa final de cualquier incusi√≥n en el en el Atl√°ntico.

Un estudio de inscripciones rupestres en Canarias y el norte de √Āfrica indica que las islas fueron pobladas en dos momentos diferentes, uno en torno al siglo VI antes de Cristo y el otro el Siglo I de nuestra era, afirma Jos√© Farrujia, miembro del grupo internacional de investigadores que propone esta tesis.

La investigaci√≥n se inici√≥ hace casi quince a√Īos por parte de Farrujia, que es miembro de la Sociedad Espa√Īola de Historia de la Arqueolog√≠a; Werner Pichler, del Instituto Canario en Austria y especialista en epigraf√≠a e inscripciones l√≠bico-bereberes en el norte de √Āfrica; y el franc√©s Alain Rodrigue, especialista en arte rupestre del Alto Atlas marroqu√≠.

En aquella √©poca, antes de la Conquista de las islas, los marinos √°rabes desconoc√≠an la br√ļjula. Sin embargo, el conocimiento de los vientos y las costas tra√≠a a las islas a gente de forma involuntaria producto de perderse. Los √°rabes no deb√≠an conocer mucho las islas porque lo que hicieron fue repetir la tesis de Ptolomeo, es decir, copiar de los dem√°s. Solamente hay, conocido, un autor con texto propio: Ibn Jald√ļn.

Dimaski, por ejemplo, se refer√≠a a las islas hablando disparates imaginarios como que en las islas hab√≠a una estatua gigante se√Īalado el fin del mundo. El segundo acierta sobre los rituales canarios, sus t√©cnicas de guerrilla y su alimentaci√≥n basada en cebada.

Al-Idrisi coloca ¬ęalguna noticia¬Ľ directa ¬ęconfusamente adulterada¬Ľ de algo que podr√≠a definirse cercano a un concepto territorial como Canarias. En ccncreto, este ge√≥grafo nacido en Ceuta hablaba de unos navegantes que hicieron una ¬ęexpedici√≥n para saber lo que encierra el Oc√©ano y cu√°les son sus l√≠mites¬Ľ. Todav√≠a en la Lisboa actual hay una calle que se llama ¬ęLos Aventureros¬Ľ en homenaje a esos viajeros.

Idrisi afirma que ¬ęnavegaron doce d√≠as hacia el sur y encotraron una isla que parec√≠a habitada y cultivada; se aproximaron a ella para reconocerla, y poco tiempo despu√©s se encontraron rodeados de barcas, hechos prisioneros y conducidos a una poblaci√≥n situada sobre la costa¬Ľ.

Rara belleza y traductor

Acto seguido, relata, ¬ęentraron en una casa donde vieron hombres de gran estatura¬Ľ que ¬ęllevaban el cabello largo y laso¬Ľ, y vieron ¬ęmujeres de una rara belleza¬Ľ. Durante tres d√≠as ¬ęquedaron prisioneros en una de las habitaciones, pero al cuarto vieron venir un hombre que hablaba el √°rabe, el cual les pregunt√≥ qui√©nes eran, por qu√© hab√≠an ido y cu√°l era su pa√≠s¬Ľ. De acuerdo con el profesor Serra esa zona era el S√°hara. Del final del proceso no se sabe nada.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *