¡Qué escándalo, aquí se juega!

Cuando mañana se voten en el Congreso los Presupuestos Generales del Estado el filoterrorismo estará representado por cerca de 190 diputados de amplio espectro. Abarca desde la derecha templada de PNV y PDeCAT a toda la izquierda estatal y prácticamente la autonómica. Y unos 12 millones de españoles tendrán que vivir con el estigma de haber votado a cuatro estúpidos que van a acabar con la historia de España, según Isabel Díaz Ayuso. Es difícil imaginar cómo habría que calificar, utilizando esos parámetros, el pacto de Aznar con Pujol en 1996 para suprimir el servicio militar obligatorio en España, la desaparición de los gobernadores civiles, la cesión del 30% del IRPF a las comunidades autónomas, o el traspaso de las competencias de tráfico a Cataluña. Un pacto bilateral con un partido nacionalista y con consecuencias para todos los españoles. Aznar tenía 156 escaños y necesitaba los 18 de CiU para meterse en La Moncloa. Y para redondear la historia, dos de los muñidores de aquel pacto, Jordi Pujol y Rodrigo Rato, ocupan hoy más páginas de tribunales que de política o economía.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!