¿Qué dicen las encuestas de unas elecciones generales? | España

Las elecciones en Madrid, donde arrasó Isabel Díaz Ayuso (PP), han dado un vuelco a las encuestas a escala nacional. El PSOE ha perdido el primer puesto en beneficio del PP, que se coloca delante en el promedio de sondeos, con un 28% del voto por un 26% de los socialistas. Detrás aparecen Vox (16%), Unidas Podemos (9%-10%), Más País (4,2%) y Ciudadanos (3%); y un 11% de votos para nacionalistas y otras fuerzas.

La subida del PP empezó en marzo del año pasado, con la pandemia, pero se aceleró durante la campaña en Madrid y ha dado un salto tras su victoria del 4 de mayo. El gráfico muestra la evolución de los sondeos partido por partido.

  • El movimiento más claro es la subida del PP, con los votos de Ciudadanos. Los populares están siete puntos por encima de su resultado en las generales de 2019 (pasan de 21% a 28%).
  • Unidas Podemos lleva perdiendo fuerzas desde aquellas elecciones y cae del 13% al 10%.
  • El PSOE se había mantenido plano durante la crisis sanitaria, alrededor del 28%, pero ha bajado dos puntos tras las elecciones en Madrid, coincidiendo con una subida de Más País, que aprovecha su visibilidad para pasar del 2% al 4%.

El momento de derechas

La evolución de los partidos es relevante, pero el resultado más importante lo encontramos con los bloques: los sondeos dicen que el electorado ha girado con fuerza a la derecha. Si en 2019 se produjo un empate entre la suma de derechas (PP, Vox, Cs) y la de izquierdas (PSOE, UP, MP), con un 43% para cada lado, ahora los sondeos colocan a la derecha 7 puntos arriba.

  • La ventaja de la derecha se abrió con la pandemia, en abril de 2020; se fue ensanchando en otoño con la segunda ola; y ha vuelto a abrirse en las últimas semanas, tras la victoria de los populares en Madrid.

Estos datos hay que matizarlos teniendo en cuenta que no hay elecciones cerca. Las encuestas son menos precisas y más sensibles al nivel de activación en momentos así. En parte estarán actuando como un termómetro de la motivación de los votantes de derecha e izquierda, que es algo más volátil que el voto definitivo, porque puede haber muchos indecisos en un lado u otro. A menudo pasa que al convocarse las elecciones, el bloque apático recupera terreno.

Por supuesto, eso no significa que este momento de derechas no sea buena noticia para el Partido Popular: lo es. Primero, porque partir con ventaja en la activación es positivo —se demostró en Madrid, por ejemplo—. Pero también porque los sondeos dicen que parte del crecimiento actual del PP parece salir de robarle votos al PSOE. Según los datos brutos del barómetro del CIS de mayo, un 4% de los votantes del PSOE de 2019 dicen que ahora elegirían al PP.

La clave: las posibles mayorías

Hasta aquí he hablado de votos, porque son mejores para ver tendencias, pero la pregunta fundamental son los escaños: ¿Qué partidos sumarán los 176 diputados que dan el Gobierno? He hecho el cálculo en tres pasos, como en otras ocasiones: (1) he tomado el promedio de sondeos, (2) he distribuido esos votos por provincias (usando el mapa de 2019); y (3) he calculado los escaños aplicando la regla d’Hondt.

Si se diesen los resultados de los sondeos actuales, el PP rondaría los 123 escaños y rozaría la mayoría con Vox, que tendría 52. Para completar la suma les bastaría con Teruel Existe, Coalición Canaria o Ciudadanos (si logra un asiento). Pero el resultado es casi un empate de PP y Vox contra todos los demás, así que podría pasar casi cualquier cosa con esos sondeos.

Una de las claves de este escenario es el 3% de votos que todavía retiene Ciudadanos. Si esos votos acabasen yéndose todos al PP, por ejemplo, la suma de populares y Vox alcanza los 183 asientos.

Mientras tanto, la ventaja de PP y Vox es muy estrecha. Basta que la izquierda mejore en un punto sus sondeos (perdiendo todavía 40,5% a 46,5% en votos), para que los dos partidos de derechas se queden en 171 escaños, cinco por debajo y seguramente sin socios. Con un resultado así, los partidos nacionalistas tendrían la llave para formar un gobierno hacia la izquierda o hacia la derecha. Pero el PP necesitaría también a Vox, así que parece de momento más probable que se formase un gobierno de izquierdas como el actual, facilitado por nacionalistas e independentistas.

Para acabar, he desglosado la ventaja actual del PP en los dos factores que la sostienen. Por un lado, les ayuda el momento de derechas (el hecho de que PP, Vox y Ciudadanos sumen más votos ahora que en 2019), pero también le beneficia que sus votos se concentren en dos partidos en lugar de tres, por la crisis de Ciudadanos. ¿Cuánto importa cada cosa?

Si tomamos los resultados de 2019 y asumimos que todos los votos de Ciudadanos fuesen al PP, la suma de PP y Vox se eleva hasta 160 escaños, en lugar de los 151 que consiguieron hace dos años entre los tres. Es decir, que el efecto concentración les sirve para ganar nueve escaños. Los 15 escaños restantes, hasta los 175 que les dan las encuestas ahora, salen de una subida de los votos de la derecha en relación con la izquierda.

    *  *  *

⚽️  2. Más cosas sobre nacer en enero

La semana pasada os hablé del ‘efecto cumpleaños’, la ventaja que tienen los niños y niñas de enero por haber sido de los mayores de sus grupos cuando eran pequeños. El texto se leyó mucho y me habéis mandado varios enlaces interesantes, aquí van algunos.

El curioso caso del jugador de Gales del que nadie había oido hablar. Este artículo estupendo de The Correspondent habla de un caso concreto: Jamie Lawrence, internacional galés que jugará la Eurocopa. El futbolista apareció el verano pasado en una lista de su selección y causó conmoción porque nadie sabía quién era. No había jugado allí, ni había sido seleccionado en categorías inferiores. ¿De dónde salía? La explicación de su padre es que Jamie era un talento tardío, frenado desde niño por su fecha de nacimiento.

Se nota en las notas. Este trabajo de Pilar Beneito encontró que las niñas nacidas en los primeros meses del año tienen mejores calificaciones de Selectividad e incluso en la Universidad. Es intrigante que no encontraran significativo el mismo efecto sobre los niños. | UV

El caso del hockey. Muchos me recordasteis el libro de Malcolm Gladwell, Outliers, que arranca contando el caso del hockey canadiense y que seguramente popularizó este tema. Aunque creo que yo lo descubrí en otro libro, SuperFreakonomics, de Steven Levitt y Stephen Dubner, que leí antes. Los dos libros son interesantes.

¿Cómo solucionar el problema en el deporte? Una idea. Hablé con un par de entrenadores, y aunque son conscientes del hándicap para los niños de diciembre, y saben que hay talento perdido, coinciden en que evitarlo es complicado. Supongo que no es fácil poner a jugar a un chaval peor. Pero el padre de Lawrence tiene una propuesta interesante: imponer una edad media a los equipos juveniles. Por ejemplo, en la categoría de nacidos en 2012, tienen que alinear un equipo de 9,5 años de media. De esa manera, si tienes una niña de 9,1 años que es buena, aunque no sea mejor que otra de 9,8, igual sí la pones de titular.

? 3. Hallazgos random

Tomarse en serio los ovnis. El Gobierno de Estados Unidos ha admitido que tienen imágenes, datos y testimonios de objetos voladores sin identificar y difíciles de explicar. Hay investigaciones confirmadas y es posible que se publiquen sus descubrimientos, como contaba Ezra Klein hace poco. No es broma. El New York Times ha publicado algunos documentos en los últimos años —incluidos videos— y The New Yorker dedicaba un reportaje largo al tema.

No solo el nivel educativo de los padres influye positivamente en los resultados académicos de los hijos: también el de su familia. Lo cuenta este estudio de cuatro generaciones de suecos. Tener padres con estudios se relaciona con que tú tengas mejores notas, pero el efecto aumenta si tus tíos y tus tías también estudiaron. Además, en la investigación usan los niños adoptados para estimar que al menos un tercio de este efecto dinástico se debe a factores del entorno y no es cosa de pasar genes.

La aplicación Radar covid británica parece que funcionó. Un estudio en Nature estima que habría evitado entre 4.000 y 8.000 muertes. Como decía Álex Barredo, parte de su éxito es que allí se ha usado más: se han mandado notificaciones a los contactos de 560.000 casos detectados, por los 62.000 en España. ¿Por qué esas diferencias? Jordi Pérez Colomé escribió del asunto en profundidad: ¿Sirve o no sirve? Así ha resultado la tecnología de rastreo.

      *  *  *

¿Nos ayudas? Reenvía esta newsletter a tus contactos o diles que se apunten aquí. Puedes escribirme con ideas, comentarios o pistas a mi correo (kllaneras@elpais.es) o por Twitter (@kikollan).

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!