Puigdemont, la metamorfosis

En los días previos al 1 de octubre de 2017, el vértigo de los dirigentes independentistas ante la celebración del referéndum ilegal, sin visos de distensión por parte del Gobierno de Rajoy, era mayor de lo que a posteriori se ha dado a entender. En un momento de duda, la dirección del PDeCAT se reunió con la de ERC a espaldas del entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Este y otros episodios de desconfianza similares son clave para comprender la mutación de la marca electoral Junts per Catalunya a un partido/movimiento que ahora impulsa el líder independentista y remueve, de nuevo, los cimientos del espacio de la extinta Convergència Democràtica de Catalunya. Como remarca la bibliografía sobre él, Puigdemont nunca se ha sentido cómodo con las estructuras de partido. Aunque el recelo ha sido mutuo, al menos desde que en enero de 2016 Artur Mas le situó al frente de la Generalitat y algunos cuadros barceloneses que se creían mejor posicionados entendieron que un outsider les había quitado su queso.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!