Probamos tres asientos masajeadores eléctricos para relajar tensiones y elegimos el mejor | Escaparate

Según datos recogidos por El barómetro del dolor, España concentra una de las mayores tasas de dolor corporal entre su población. En concreto, este índice se sitúa en un 71%. Espalda (con un 95%), lumbares (91%) y cuello (89%) son las zonas que más molestias ocasionan, con las consecuencias que esto implica para el bienestar del organismo.

Para solucionar esta problemática y rebajar el dolor y la tensión que sufren músculos y articulaciones, se puede visitar al fisioterapeuta. Pero no es la única opción. Los asientos masajeadores eléctricos para el hogar son una buena alternativa siempre y cuando se haga un uso adecuado de los mismos para tratar estas molestias.

¿Qué modelos hemos elegido?

Los asientos masajeadores que hemos seleccionado tienen un precio inferior a los 145 euros y comparten, además, otra característica: su tecnología les permite aplicar la técnica Shiatsu, un masaje terapéutico originario de Japón. Los modelos seleccionados son los siguientes: Homedics BMSC-4600H-EU (8,25), Medisana MC 825 (8,5) y Snailax SL233-ES (8,75).

Han sido analizados y evaluados teniendo en cuenta diferentes criterios como los que se apuntan a continuación:

– Materiales: ¿Qué calidad tienen los materiales elegidos para su fabricación?

– Ergonomía: si el sillón masajeador es cómodo de utilizar, si el cuerpo se adapta bien a su forma y diseño, si se siente cómodo…

– Calidad de los masajes: sin duda, es el criterio más importante. ¿Cómo es el masaje que recibe la espalda, cuello y hombros? ¿Es eficaz y de verdad notas que el dolor o la tensión que tiende a acumularse en estas zonas se ve aliviada y calmada?

Así los hemos probado

A lo largo de casi un mes, hemos ido probando cada uno de estos tres asientos masajeadores eléctricos. En sesiones que duraban entre 10 y 15 minutos y en días alternos, el momento del día elegido fue la tarde-noche. En concreto, tras concluir la jornada laboral para así comprobar si efectivamente las molestias y la tensión ocasionadas por estar sentada frente a la pantalla del ordenador tantas horas se reducían. Esto ha permitido, por otra parte, comprobar también la ergonomía y comodidad de uso de todos ellos.

Cualquiera de ellos es una opción adecuada para reducir y minimizar los dolores comunes que pueden sentirse en la zona de la espalda o las cervicales. Sin embargo, creemos que el asiento Snailax SL233-ES se desmarca ligeramente frente a sus contrincantes. La espalda se adapta muy bien y la calidad de los masajes es la que nos ha parecido mejor.

Snailax SL233-ES: nuestra elección 

De diseño, acabado y materiales es el que más nos ha gustado. Y aunque está preparado para utilizarlo con cualquier silla (unas tiras de velcro facilitan su colocación), está la opción de utilizarlo también en el sillón o un pequeño sofá.

La zona del asiento funciona a través de pequeñas vibraciones que llegan a los muslos y la cadera, pudiendo elegir entre dos niveles de intensidad. Sin embargo, lo interesante son los masajes Shiatsu de los que se benefician cuello, hombros y espalda. Al poder aplicar calor sobre estas zonas la sensación resulta más placentera y consigue aliviar de manera importante pequeñas contracturas y dolores musculares. Esta función de calor resulta, asimismo, segura porque el fabricante ha incluido un sistema de protección que evita el sobrecalentamiento.

Tanto para la zona de cuello/hombros como espalda, su tecnología cuenta con cuatro nodos de masaje que proporcionan una respuesta muy buena. En el caso de los nodos para el cuello y hombros la altura es regulable para adaptarse a la estatura de la persona que lo va a utilizar. En mi caso, y para una mayor comodidad, sobre el asiento coloqué una toalla para así elevarme unos centímetros más.

Con dos direcciones de rotación a elegir, la zona de la espalda donde aplicar el masaje es seleccionable. La característica diferencial es su función de masaje puntual, gracias a la cual los nodos trabajan sobre una zona concreta de manera más específica. Asimismo, el ancho entre los nodos es ajustable. Todas sus funciones se controlan desde el mando a distancia, aunque si un día preferimos un masaje normal o estándar, es suficiente con pulsar el botón demo. Para que no se pierda, el masajeador incluye un bolsillo donde guardarlo.

Medisana MC 825: la alternativa

Incluye un temporizador que permite programar la duración de las sesiones que pueden ser de 5, 10 o 15 minutos. Tampoco falta su mando a distancia para controlar sus funciones, entre ellas el nivel de intensidad del masaje. Aunque esta intensidad se nota fuerte, según pasan los días el cuerpo se acostumbra al funcionamiento de sus cuatro cabezales de masaje con diseño giratorio. Dos de ellos se aplican en cuello y hombros, y los dos que restan en la espalda.

Además de aplicar masajes con la técnica Shiatsu, recurre a otra técnica conocida como acupresión: estimula la zona de las piernas y la cintura hacia las lumbares con resultados positivos, recurriendo para ello a un mecanismo que emplea unos cojines de aire. Para una mejor experiencia de uso, es preferible combinarlo con la primera de las técnicas, no sin antes ajustar el nivel de intensidad.

El masaje Shiatsu se aplica en la espalda (toda entera, parte superior o lumbares) y también en la zona del cuello o las cervicales. En este último caso, además, el masaje se puede aplicar de manera independiente y es regulable en altura para un ajuste perfecto a través de una rueda. Por cierto, que la tela que cubre el reposacabezas se puede quitar para lavar. Por último, comentar que existe una función de calor aplicable en la espalda para que la sensación de confort y relajación muscular sea mayor. Viene con una correa elástica para sujetarlo a una silla. Son preferibles modelos grandes.

Homedics BMSC-4600H-EU

Este modelo presenta un acabado que cumple con nuestras expectativas, su uso es sencillo y se ajusta bastante bien a los diferentes tipos de silla. Su mando a distancia no incluye demasiados botones y esto se agradece si nunca antes has utilizado un producto de este tipo. Como resultado, la curva de aprendizaje para su control y manejo no resulta complicada y enseguida te haces a él.

Otra característica a su favor es que la anchura para la espalda y la altura para los hombros —las zonas sobre las que trabaja este asiento masajeador de Homedics— puedan ajustarse a las necesidades de cada persona. También que el usuario tenga la alternativa de elegir entre tres programas de masaje Shiatsu: uno focaliza su atención en toda la espalda por igual, otro solo en la zona baja y el que resta en la alta. El calor suave que desprende produce una agradable sensación y, a medida que pasan los minutos, uno empieza a notar que la tensión acumulada en el día se va descargando y que los músculos se relajan poco a poco. Esta impresión se nota, sobre todo, en el área de los hombros y parte del cuello. Para ello, aplica unos masajes tipo rolling y vibratorios que cumplen con lo prometido y ofrecen un notable grado de eficacia.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!