Probamos cinco difusores de aroma y elegimos el mejor para cualquier estancia del hogar | Escaparate

A cualquiera le gusta entrar en casa y notar un olor agradable. Una de las soluciones más extendidas son los ambientadores, pero existen otras propuestas que van un paso más allá. Es el caso de los difusores de aroma. En este sentido, algunos modelos funcionan gracias a una tecnología de ultrasonido que ayuda a propagar en el ambiente los aceites esenciales que previamente se han mezclado en un depósito con agua. Para ello, se valen de la electricidad.

¿Qué modelos hemos elegido?

Las propuestas seleccionadas son las siguientes: Cecotec Pure Aroma 300 Yin (8,25), Homasy, difusor de aromas (8,5), Maxcio DT-1558B (8,75), Tenswall GM500 (8,25) y VicTsing, difusor de aromas esenciales (8). En su valoración media final, se han tenido en cuenta criterios como los que a continuación se indican:

– Materiales: cómo es la calidad del difusor de aromas y su acabado.

– Depósito: no todos los modelos disponen de la misma capacidad a la hora de mezclar el agua con los aceites esenciales.

– Rendimiento: ¿cumple el difusor con su tarea? ¿Pierde agua? ¿Cómo es el vapor de agua que expulsa? ¿Y el aroma que invade la habitación, se nota?

Otros: la autonomía de uso, si se puede elegir entre varios tipos de vapor, función de temporizador, sistema de luces LED, ruido que emiten… A este respecto, todos incorporan características muy similares entre sí.

– Mantenimiento: si la limpieza del difusor es fácil o no.

Así los hemos probado

A lo largo de un mes, hemos probado estos cinco difusores de aromas. Lo hemos hecho con aceites esenciales de diferente tipo como la menta, la vainilla, lavanda, frutos rojos, eucalipto… Su funcionamiento es muy similar y la preparación del agua con el aceite esencial elegido también. Como característica complementaria, pueden emplearse a modo de pequeños humidificadores, aunque esta prestación resulta más bien anecdótica.

Todos ellos han cumplido con nuestras expectativas, pero uno de ellos ha obtenido la mejor calificación. Se trata del difusor de aromas Maxcio DT-1558B y la característica que le distingue del resto es que se puede controlar a través de comandos de voz y con una aplicación específica para dispositivos móviles.

Maxcio DT-1558B: nuestra elección 

Este difusor de aromas tiene la etiqueta de inteligente y esto hace que sea diferente al resto. ¿La razón? Por un lado, puede controlarse a través de comandos de voz porque es compatible con Google Home y Amazon Alexa. Por otro, este manejo se puede realizar desde nuestros dispositivos móviles también si nos bajamos la aplicación Smart Life, que es compatible con Android e iOS.

A este respecto, el proceso que empareja la app con el difusor de aroma es bastante sencillo y siguiendo las instrucciones del fabricante se completa sin dificultades. Por ejemplo, es posible encenderlo o apagarlo con solo hacer clic desde la pantalla del smartphone, o establecer un horario para que esté en funcionamiento las horas que le decimos. Asimismo, a través de esta aplicación, podemos activar su sistema de siete luces LED de colores. El contraste que se produce entre esta iluminación y el acabado que presenta el producto resulta muy llamativo.

Al igual que otros dispositivos de su clase, es posible regular la cantidad de niebla o vapor que queremos que expulse. Maxcio DT-1558B no pierde agua y ofrece una experiencia de uso agradable. Cuando está funcionando, el ruido que emite no resulta excesivo y el aroma de las esencias se reparte muy bien por toda la habitación. La capacidad de su tanque es de 400 ml y su autonomía se aproxima a las 11 horas de uso.

Homasy, difusor de aromas: la alternativa

Tiene un diseño minimalista que encaja en toda clase de espacios. En color blanco, puede convertirse, al igual que el modelo de Tenswall, es una original lámpara gracias a su sistema de luces LED: de este modo, el difusor va cambiando de color aunque también es posible seleccionar uno para que permanezca fijo a partir de la paleta de tonalidades disponibles.

Todos los controles se sitúan en la parte delantera y como son muy pocos aprendes a manejarlos al instante. Si no quieres que esté funcionando de continuo, basta con seleccionar su temporizador que incluye una, tres y seis horas. Eso sí, si el agua del depósito se agota antes, el dispositivo se apaga al instante. Con una capacidad de 500 ml, conviene no rellenarlo del todo y dejar al menos un dedo libre. La experiencia de uso resulta agradable, sobre todo si utilizas esencias con un olor más fuerte como la menta. El ambiente que respiras se nota distinto.

Como el nivel de vapor que expulsa es seleccionable, esto influye a la hora de que el depósito se agote antes o no. Un nivel alto se aproxima a las diez horas de autonomía y el de reposo o Sleep casi el doble. Este último está pensado para cuando llega la noche y nos vamos a dormir. En lo que respecta al ruido, apenas lo notas. Para su limpieza, incluye un pequeño cepillo y una bayeta.

Tenswall GM500

Viene con un mando a distancia si no quieres utilizar los controles que incorpora en su base. Así, por ejemplo, puedes elegir que el difusor de aromas expulse una mayor o menor cantidad de vapor. También si quieres que funcione de continuo o durante un tiempo determinado: una, dos o tres horas. En este caso, gracias a su función de apagado automático, cuando este tiempo ha vencido el difusor deja de funcionar hasta que lo vuelvas a encender.

Esta función de apagado automático se aplica, asimismo, en las situaciones en las que el depósito se ha vaciado. Tiene una capacidad de 500 ml y, en nuestras pruebas, mezclamos el agua (incluye una taza de medir) con esencia de vainilla. El difusor se conecta a la toma eléctrica (al igual que el resto), funciona muy bien y cumple con lo que uno espera en un producto de estas características, pues el aroma se reparte de manera uniforme. Hace un poco de ruido, pero no resulta molesto. Como prestación adicional, integra un sistema de siete luces LED que van cambiando. Esto le da un toque original a su diseño.

Cecotec Pure Aroma 300 Yin: mejor relación calidad-precio

El diseño de este modelo de Cecotec imita a la madera y puedes escoger entre un color oscuro o claro. Tanto la calidad del acabado como los materiales seleccionados para su fabricación están muy bien, lo que denota una durabilidad elevada.

Combina, como el resto, las funciones de humidificador ultrasónico y difusor de aromas. A este respecto, la experiencia de uso ha cubierto nuestras expectativas porque notas el ambiente menos seco, respiras mucho mejor y echar al agua unas gotas de tu esencia favorita le da a la habitación un aire diferente. Eso sí, nos hubiera gustado que la capacidad del reciente fuese algo mayor. Puedes rellenar 300 ml, la misma cantidad que con el difusor de VicTsing por lo que para estancias de unos 15 metros cuadrados es perfecto. Para habitaciones más grandes no.

Otro aspecto a mejorar es que la cantidad de vapor que expulsa siempre es la misma y no puedes elegir si quieres más o menos. En cambio, tiene a su favor que el nivel de ruido que emite es muy bajo.

En cuanto al resto de características, la propuesta de Cecotec comparte con sus competidores la posibilidad de activar la función de temporizador si no quieres que funcione de continuo (una, tres o seis horas). El difusor está rodeado, asimismo, de un anillo con siete colores LED ajustables en intensidad. Por cierto, incluye un dosificador para su tanque.

VicTsing, difusor de aromas esenciales

Su diseño es casi idéntico al difusor de aromas de Cecotec. Disponible en un acabado que imita la madera (es posible escoger entre un color claro y otro oscuro), muestra un buen acabado y construcción en línea con lo que ofrecen el resto de propuestas. Además, ocupa poco espacio.

Al igual que sus competidores, combina las funciones de difusor de aromas y humidificador para espacios, en este caso en torno a los 15 metros cuadrados como máximo. Viene con una pequeña jarra medidora de plástico para llenar su tanque (300 ml de capacidad) y su fabricante ha optado por una boca que recuerda a un cuello de botella: a través de ésta, expulsa el vapor generado en el interior a través de una tecnología ultrasónica que recurre a la electricidad para mezclar el agua con los aceites esenciales.

La cantidad de vapor que expulsa el difusor se puede personalizar desde el botón Mist. Mientras, su temporizador permite elegir cuando quieres que deje de funcionar (pasada una hora, tres o seis). Como cabría esperar, integra asimismo una función de apagado automático si el agua se acaba. El fabricante promete una autonomía del depósito de hasta diez horas.

El toque de color lo pone el anillo LED situado en la parte central. Puedes elegir una tonalidad en particular (verde, amarillo, rojo, naranja…) o bien que sus siete colores vayan rotando (esta luz puede ser más o menos suave, porque existen dos opciones entre las que elegir).

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!