Por el compromiso

La primera reunión de la comisión para la reconstrucción social y económica, celebrada esta semana en el Congreso de los Diputados, se desarrolló en un inusual clima de acuerdo. El país necesitaba esa imagen y necesitaría aún más que se consolidara en los próximos días, pese a las repetidas señales de que la estrategia de la crispación sigue siendo la apuesta de las principales fuerzas políticas. Unas, como el Partido Popular, porque la asumen espontáneamente, y otras, como el Gobierno, porque parecen incitarlas a que la asuman. Gracias al confinamiento la pandemia está contenida, pero no controlada, perfilando una frágil situación epidemiológica en la que la recuperación de espacios de normalidad se convierte en una operación de alto riesgo. Mucho más si las medidas sanitarias que requiere se toman por un campo de batalla político, que, además de exponer gratuitamente a un repunte generalizado de la pandemia, anticipa conflictos más enconados cuando corresponda abordar los efectos económicos y sociales de la crisis.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!