Por atún y a ver al duque

La ofensiva desatada sobre la Monarquía por sectores que se arrogan con pasmosa facilidad la representación total de la sociedad española sugiere que más que establecer, aclarar y enjuiciar, en su caso, comportamientos irregulares del rey emérito se dirige a aprovechar las contradicciones internas del sistema para derrumbar lo que no se consigue en las urnas por métodos rancios y conocidos de la agitación política. Se trata de imponer una agenda, que conduzca a debates donde esconder las vergüenzas propias y marcar un territorio propicio a las simplificaciones y la manipulación emocional.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!