Pinot gana en el Tourmalet y Alaphilippe refuerza su liderato

Ganó Pinot en una ascensión tortuosa al Tourmalet, potentísimo en el sprint final del ascenso. Alaphilippe, que aguantó hasta el final y está en una muy buena posición para optar a hacerse con este Tour de Francia. Kruijwswijk, tercero tras el francés y seis segundos, seguido de Buchmann, Bernal y Landa, 14 segundos de desventaja para el español. A 36 segundos entró Thomas y a nada menos que 3 minutos y 24 segundos, un Quintana desinfladísimo.

Aguantó con el pelotón hasta el tramo final Alaphilippe, orgulloso en su pelea por retener un maillot amarillo que en su tierra luce con más orgullo que ninguno. El mismo punto donde a Gesbert se le rompió su liderazgo, cabeza de una carrera después de Sicard y antes que Barguil. Se resistía a romperse el asunto hasta que a falta de unos 10 kilómetros el Tourmalet comenzó a hacer mella en las piernas de los ciclistas, catorce etapas ya de desgaste encima y una crono fundamental veinticuatro horas antes.

A siete kilómetros, 20 minutos para el final, se desataron las hostilidades. Quintana, como Yates o Bardet, se había quedado atrás. Del grupo de favoritos, cabeza de carrera a 5 kilómetros para el final, fueron cayéndose Mas o Porte, también Valverde, lo más normal con el terrible compás de cambios de ritmo que se imponía. Quedaban catorce valientes, y Pinot parecía empeñado en aligerar la piña.

A última hora se quedó Thomas y aguantó heroicamente Alaphilippe, descomunal hasta el desenlace, pegándose por la etapa en un manojo de seis hombres donde también estaba Landa. No dejó de empujar el maillot amarillo, consciente de que en esa pendiente infernal iba más de medio Tour. Se levantaron todos a 300 metros para meta y ninguno apretó los dientes más que Pinot, ganador de una etapa que corona a Alaphilippe.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!