Parar o no parar, fuerte bronca en Toledo

Fair play. Juego limpio. Cuestiones gruesas que enlazan con la conducta moral de los deportistas y que en el ciclismo confluyen en la eterna disyuntiva de parar o no parar cuando se produce una caída de un primer espada. ¿Qué hacer? ¿Mirar, acelerar, aprovecharse? Decisiones divertidas que forman parte del show y que quedan a la interpretación de cada cual. Sucedió camino de Toledo. Cayó el líder Roglic y el Movistar apretó el paso para sacar partido de ese percance a 60 kms de meta. Una maniobra que pareció indecorosa porque el equipo telefónico no estaba en cabeza. «Estaba previsto -protestó su director, José Luis Arrieta-. Analizamos recorridos y sabíamos que habría viento». Roglic llegó a ceder un minuto junto a Supermán López, pero el Movistar se detuvo al cabo de unos minutos, según dijeron, por la acción de los comisarios de la UCI. Los árbitros. «Entendemos que la UCI ha dicho que iba a traer a todos a rueda de los coches. Si esto es ciclismo y la UCI decide quién va a ganar una carrera, pues perfecto», lamentó Arrieta. No sucedió nada. Quedó el debate eterno. La ética. En Toledo, en el brillante final empedrado en cuesta, venció otro Deceuninck, el francés Remi Cavagna.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!