Pandemia y ruptura democrática

La inhabilitación del president Torra precipita la política catalana a nuevas elecciones. En realidad, la inminente convocatoria electoral no debería coger a nadie por sorpresa. Cataluña llevaba inmersa en una desconcertante fase preelectoral desde que el pasado enero Torra diera por agotada la legislatura y anunciara nuevas elecciones sin llegar a convocarlas formalmente. El Gobierno catalán se encontraba en una situación insostenible, paralizado por su debilidad parlamentaria y por los continuos desencuentros entre ERC y Junts per Catalunya. Ante esta situación lo más aconsejable era dar por finiquitada la legislatura y volver a convocar a los catalanes a las urnas.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!