«Ojalá el acuerdo con Podemos en España terminé como el de Castilla-La Mancha»

Toledo Guardar

«Que el Gobierno de España no puede depender de los separatistas, en realidad, no es algo que diga yo, sino que, repasando la hemeroteca de hace una semana, todos los dirigentes lo han dicho, desde el presidente en funciones, Pedro Sánchez, hasta el secretario general de los socialistas en Cataluña, Miquel Iceta». Esto es lo que ha dicho el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, tras la firma de un acuerdo con el presidente de la Fundación Bancaria «la Caixa», Isidro Fainé.

«Tengo más interés del que mucha gente puede suponer en que Pedro Sánchez revalide como presidente del Gobierno», ha afirmado Page, que ha señalado que le interesa que se consolide la opción del PSOE, «que es la que ha sido refrendada en las urnas, ya que no hay una alternativa diferente a que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno». Además, ha manifestado que quiere ayudar «de la manera más lealmente constructiva para que salga adelante».

Por lo tanto, a juicio del presidente castellanomanchego, «es compatible un acuerdo social y económico razonable con Unidas Podemos (UP), sin salirnos del diapasón socialdemócrata que representa el voto mayoritario de los españoles. Ojalá el acuerdo con Podemos en España termine como terminó el de Castilla-La Mancha». En cualquier caso, cree que a la sociedad española hay que explicarle este pacto, «ya que todo el mundo quiere y cree en España, que no es la de Vox ni de la ERC».

«Evidentemente, gobernar debe significar que todos podamos mantener no sólo el gobierno, sino nuestra propia coherencia», ha explicado Page, quien ha señalado que «no es lo mismo gobernar de pie que gobernar de rodillas». Y, ha añadido, «lo cierto es que en España, frente al sudoku que se ve en los medios de comunicación, cabe un entendimiento en distintas bandas, que no de bloques. Podemos entendernos en una dirección con unos partidos y en otra dirección con otros».

Por lo tanto, el líder socialista ha apoyado la declaración de intenciones del PSOE y de UP, pero ha insistido en que «un gobierno no debe depender, en ningún momento, de los independentistas». «Esto no quiere decir que no se deba dialogar, pero no es lo mismo hablar porque no te queda más remedio que hablar con el ánimo, interesado y desinteresado al mismo tiempo, de hablar para arreglar y resolver los problemas políticos de Cataluña», ha apuntado.

Por eso, Page considera que «depender del apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para la formación de gobierno no es depender de ellos para toda la legislatura». «El PSOE no puede hacerse víctima de los votos que reciba. Hay muchos temas que no pueden quedar en manos de una minoría minoritaria, ya que hay cosas que dependen de grandes mayorías y no se pueden poner en discusión, como son las cuestiones constitucionales, las territoriales, la unidad del país y su soberanía. Por esa regla de tres, bastaría con que la mayoría dependiera de un diputado para que en una provincia de 300.000 habitantes se decidiera todo en España», ha afirmado.

El presidente de Castilla-La Mancha aboga por que el PSOE «no enfrente a la gente en España, pero dialogar con Cataluña no se puede convertir en una condición “sine qua non”, sino que sea algo positivo. Es decir, para resolver los problemas de Cataluña no podemos depender de ellos, algo que dijo Miquel Iceta tras la formación del Senado».

Aun así, ha recordado que Pedro Sánchez ha pedido al PP y a Ciudadanos que se mojen a lo largo de la campaña y en la misma noche electoral, pero, a su juicio, «rompieron peras, sin ni siquiera abrirse a hablar, incluso en un tono un tanto insultante, teniendo en cuenta las declaraciones de algún cargo popular». Por eso, ha apelado a la responsabilidad de ambos partidos, «porque lo mismo que toda España entiende un acuerdo en términos sociales con UP, también entiende que hay que llegar a acuerdos con mucha más gente para poder abordar los problemas territoriales, ya que no son de un territorio sólo, sino que son de todos».

Preguntado por la posibilidad de haber tenido otros acuerdos de gobierno, Page ha respondido que «el gobierno de concentración con PP y Cs me parece una quimera. No lo veo porque los grandes asuntos de Estado se pueden hablar independientemente de los sillones del Consejo de Ministros. Y digo más, aunque el PSOE tuviera mayoría absoluta, como yo la tengo en Castilla-La Mancha, hay que hablar con todo el mundo, incluida la oposición. Esta es la única manera de combatir a los extremismos que no quieren a España, sino que quieren otra España».

«Yo voy a seguir durmiendo bien, con pastillas, como he hecho durante los últimos 20 años, pero espero no tener que subir la dosis», ha manifestado irónicamente el líder socialista castellano manchego.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!