Ocho a√Īos de c√°rcel por tratar a su esposa como ¬ęmero objeto sexual¬Ľ

La Audiencia Provincial de Burgos ha condenado a ocho a√Īos y nueve meses de c√°rcel a un hombre por maltratar durante a√Īos a su mujer, a la que, aprovech√°ndose de su falta de ingresos, obligaba a mantener relaciones sexuales a cambio de darle dinero para el sustento familiar. La utilizaba, seg√ļn recoge la sentencia de la Secci√≥n Primera recogida por Ical, como un “mero objeto sexual”.

¬ęSe puede afirmar que el acusado utilizaba a M. como mero objeto sexual, para satisfacer sus deseos, imponiendo su voluntad, puesto que aquella no deseaba mantener relaciones sexuales. Sin embargo por su especial vulnerabilidad e inferioridad, al carecer de recursos econ√≥micos, acced√≠a a las pretensiones del acusado¬Ľ, se√Īala la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Roger Redondo Arg√ľelles.

La mujer denunci√≥ los hechos en 2014, tras nueve a√Īos de convivencia en una localidad de la provincia de Burgos. La pareja viv√≠a con cuatro menores, dos ni√Īos fruto de una relaci√≥n previa que ella hab√≠a mantenido con otro hombre y otros dos, nacidos de su relaci√≥n con el ahora condenado, informa Ical.

En la resoluci√≥n, el Tribunal explica que ¬ęel acusado ostentaba y era consciente de su superioridad respecto de la v√≠ctima por el hecho de que la misma depend√≠a econ√≥micamente de √©l, dado que sus ingresos eran insuficientes para mantener la familia, y si bien cuando dispon√≠a de dinero, proveniente de su trabajo como limpiadora, se negaba a los deseos sexuales del acusado, y este se enfadaba y la insultaba, resultaba habitual que accediese a sus pretensiones debido a su precariedad econ√≥mica¬Ľ. Por ello, a√Īade la sentencia, ¬ęsu voluntad se encontraba viciada, no era libre sino que le era impuesta por el acusado para entregarle cantidades de dinero, que necesitaba¬Ľ. La Sala destaca asimismo el ¬ęcontrol econ√≥mico¬Ľ que el maltratador ejerc√≠a sobre la v√≠ctima as√≠ como la dependencia, baja autoestima y vulnerabilidad de ella.

Los magistrados consideran probado que, además de las relaciones sexuales forzadas, el acusado vejaba y humillaba constantemente a su mujer, hacía extensivos sus ofensas e insultos a un hijo de ella, menor de edad y afectado por una discapacidad. Además, realizaba ofrecimientos sexuales a la otra hija, también menor, pero la Audiencia no considera que tales propuestas puedan ser castigadas por un delito de agresión sexual en grado de tentativa y le absuelve.

Loading...

Por tal motivo, le impone siete a√Īos de prisi√≥n, ocho de libertad vigilada y ocho de alejamiento por el delito continuado de abuso sexual con prevalimiento y acceso carnal, y un a√Īo y nueve meses de c√°rcel por el maltrato psicol√≥gico a la mujer y al hijo de √©sta, a quienes tendr√° que indemnizar con 20.000 euros y 2.000 euros, respectivamente, por los da√Īos morales.

¬ęEn el presente supuesto entendemos que los continuos actos y expresiones de desprecio realizados por el acusado, prolongados en el tiempo, afectaron psicol√≥gicamente a su pareja y a su hijo, los cuales le tem√≠an, y le obedec√≠an por evitar que se enfadase y arremetiese contra ellos, estableci√©ndose por el acusado una situaci√≥n de sumisi√≥n, y poder respecto de aquellos que depend√≠an econ√≥micamente de √©l. Si bien su pareja no se atrev√≠a a denunciar por evitar un da√Īo a sus hijos, y R. por sus circunstancias al ser menor de edad, si bien aprovech√≥ que su hermana se fue de casa ( al no soportar la convivencia) para irse con ella¬Ľ, resume el Tribunal en una sentencia en la que adem√°s condena al agresor por dos faltas de injurias y vejaciones injustas.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *