Nuevas pestes, viejos remedios

Los comités de expertos para erradicar las epidemias tienen una larga tradición y en cada momento han luchado armados con los conocimientos de los que han dispuesto. Hace más de dos siglos, cuando en 1800 la fiebre amarilla se propagó por España a través del puerto de Cádiz, la Junta Real de Sanidad Pública de Sevilla estableció restricciones muy similares a las que ahora se imponen. Medidas como los cierres perimetrales, “hasta ocho leguas hacia dentro” de lo que entonces era el reino de Sevilla [que hasta 1833 comprendía partes de Badajoz y Málaga además de Huelva, Sevilla, Cádiz] no se admitía la entrada de personas ni géneros “ni aun las balijas del Correo, las quales deberán mudarse y envinagrar las cartas en parage determinado antes de entrar en los pueblos limítrofes”, reza un edicto del presidente de la Junta de Sanidad de Sevilla de 1803.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!