Nubes en el plan de Arabia Saudí para gastarse el dinero de Aramco | Economía

El folleto muestra imágenes de una costa virgen. Junto a ellas, la recreación de las lujosas construcciones que aspiran a convertirla en “la Riviera de Oriente Próximo”. Se trata de Amaala, uno de los proyectos turísticos con los que Arabia Saudí quiere diversificar su economía. Sin embargo, el escaso interés internacional despertado por la salida a Bolsa de su empresa nacional de petróleo, Aramco, proyecta una sombra sobre ese y el resto de los ambiciosos planes lanzados por el heredero y gobernante de hecho del reino, el príncipe Mohamed Bin Salmán.

“Es un error presentar la OPV [oferta pública de venta] en términos de recaudación. Si ese hubiera sido el objetivo, Aramco podría haber emitido bonos como hizo a principios de año”, declara a EL PAÍS Mohammed K. Alyahya, un comentarista político saudí. Alyahya quita hierro al hecho de que apenas se haya puesto a la venta un 1,5% de las acciones, frente al 5% inicialmente anunciado, y sólo en el mercado saudí. Fuera del reino, sin embargo, numerosos analistas estiman que el resultado resultará insuficiente para satisfacer las ambiciones de MBS, como se conoce coloquialmente al heredero saudí.

El príncipe Mohamed esperaba utilizar lo recaudado para impulsar el programa de diversificación conocido como Vision 2030. Sin embargo, los 100.000 millones de dólares que calculaba obtener se han quedado en 25.000, al limitarse la venta después de que los inversores internacionales estimaran que la valoración de la empresa era demasiado alta.

Más privatizaciones

No son los únicos factores bajo escrutinio. A la vez que el príncipe Mohamed lanzaba su programa de modernización económica, una purga de millonarios acusados de corrupción alarmó a los inversores y provocó una huida de capitales. La apertura social ha ido acompañada de la detención de numerosos defensores de derechos humanos (incluidas las activistas que lucharon porque las mujeres pudieran conducir) y restricciones a la libertad de expresión.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!